Público
Público

Bush y Sarkozy se reúnen ante más señales de recesión

Reuters

Por Claudia Parsons

La Casa Blanca bajó las expectativas sobre el resultado de una cumbre entre el presidente del país, George W. Bush, y líderes europeos el sábado en Camp David, tras una semana que ha acumulado datos apuntando a que el mundo se encamina a una recesión.

La confianza del consumidor y la construcción de viviendas en Estados Unidos se hundieron, y las acciones estadounidenses cayeron el viernes, pese a resultados mejores a los esperados de empresas tecnológicas.

Bush, que deja el cargo en enero, dijo que se necesita tiempo para que se vean los efectos de las intervenciones de gobiernos para detener la crisis.

El presidente estadounidense bajó el perfil de las expectativas de que en la reunión del sábado con el presidente Francia, Nicolas Sarkozy, y el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso. La UE espera que la reunión allane el camino para un futuro encuentro para reformar el sistema regulatorio financiero mundial.

Las tasas de los préstamos interbancarios cayeron esta semana por primera vez desde julio, lo que brindó ciertas esperanzas de que lo peor de la crisis bancaria global pudo haber pasado, pero las bolsas alrededor del mundo continuaron volátiles, presionadas por los temores a una recesión.

Añadiendo a la incertidumbre sobre la economía estadounidense, un alto cargo de la Reserva Federal dijo que el alza en la tasa de desempleo de Estados Unidos sugiere que la economía se apresta a una recesión.

Mientras, Bush dijo que mantendrá las "consultas cercanas" con Europa, el sábado por la tarde.

"Nuestros socios europeos están tomando medidas audaces. Han mostrado al mundo que estamos determinados a superar este desafío juntos, y tienen el apoyo total de Estados Unidos", dijo Bush en un discurso en la Cámara de Comercio.

Pero el mandatario estadounidense no se refirió específicamente a los llamamientos de los lideres europeos a reformar el sistema financiero que ha estado en vigor desde 1944, y la portavoz de la Casa Blanca Dana Perino dijo que EEUU se centraba en la crisis inmediata.

Barroso y Sarkozy se entrevistaron el viernes con el primer ministro canadiense, Stephen Harper, y acordaron la necesidad de una cumbre internacional antes de que acabe el año. Sarkozy dijo deberían estar presentes China, India y otros países que no integran el G-8.

En un artículo en el Washington Post el viernes, el primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que las instituciones financieras post Segunda Guerra Mundial eran obsoletas.

Pero la habilidad de Bush de tomar medidas en reformas a largo plazo está mermada por el hecho de que deja el cargo en enero.

Más noticias de Política y Sociedad