Público
Público

Las búsquedas de Google anticipan el final de la crisis

El economista jefe del gigante de Internet presume de "predecir el presente"

DANIEL BASTEIRO

Google dispone de información de cada habitante de la Tierra que busca en Internet, una estadística infinita que le sirvió para ayudar al Gobierno de México y Estados Unidos a detectar brotes de gripe porcina y que ahora puede ser el índice que anticipe el final de la crisis económica. El profesor Hal Varian (1948), economista jefe de Google, presume de "predecir el presente". Y en lo que a economía se refiere, no lo ve mal.

"Estamos en el buen camino hacia la recuperación", aseguró ayer en un encuentro con periodistas en Bruselas, mientras describía el modelo de negocio que hace ganar a su compañía 21.000 millones de dólares al año (15.130 millones de euros). Varian, profesor en excedencia de la universidad de Berkeley, analiza los patrones de las búsquedas en Google en tiempo real mientras que los Gobiernos, "tardan semanas en compilar resultados preliminares y hasta meses en publicar los definitivos", explica.

Según sus datos, el deterioro económico ya ha tocado fondo. Google basa su optimismo en el seguimiento de las búsquedas de millones de personas. "La demanda de bienes de consumo o de vivienda" se está recuperando lentamente, explica Varian, mientras que "las peticiones de prestación por desempleo" van "bajando un poco cada semana".

Su conocimiento de Internet mediante el rastreo y categorización de los términos más populares, unido al éxito de Google como buscador, ha permitido a Varian, en la empresa desde 2002, crear AdWords, la publicidad contextual de Google que analiza cómo buscamos los términos que nos interesan y ofrece anuncios relacionados.

AdWords utiliza un sistema de subastas basado en la atención que prestan los internautas a los anunciantes. Estos sólo pagan por la publicidad que contratan con Google cuando un usuario hace clic en el reclamo o enlace.

Los anuncios están clasificados y se muestran atendiendo a los criterios de calidad del anuncio, entre los que se incluye el número de clics en cada enlace, lo mucho que se ajuste al término buscado y la página en la que esté alojado. Además, cada anunciante puede modificar siempre que lo desee cuánto está dispuesto a pagar y durante cuánto tiempo por subir posiciones en un término de búsqueda.

El sistema, perfeccionado a lo largo de los años en base a estudios estadísticos y matemáticos, permite al buscador actuar como un "bar de solteros", en palabras de Varian, que reúne a anunciantes y usuarios. Ambos consumen y Google se lleva las ganancias.

Es lo que la revista especializada Wired ha bautizado como Googlenomics, una combinación de estragias macroeconómicas, como ofrecer a los usuarios un buscador efectivo o servicio de correo electrónico, complementadas por el aspecto microeconómico de lapublicidad.

 

Más noticias de Política y Sociedad