Público
Público

'Tengo una cabezonada'

Gallardón retrasa la decisión, pero tras el pucherazo de Copenhague la idea de insistir cobra fuerza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La noche del viernes, horas después de conocer que Río, y no Madrid, organizaría los Juegos de 2016, el hotel DAngleterre de Copenhague era un velatorio. Abrazos de consuelo y felicitaciones por el trabajo bien hecho. Alberto Ruiz-Gallardón, con los ojos aún enrojecidos por culpa de unas lágrimas imposibles de contener, recibía el ánimo de unos y las condolencias de otros. Lo mismo le ocurría a Mercedes Coghen, rota por el cansancio y la decepción. Sólo Alejandro Blanco mantenía el tipo, aunque la tristeza del presidente del COE iba por dentro. Su predicción de estar en la final con Río se había cumplido, aunque también su teoría de que los miembros del COI pueden tener dudas sobre a quién votar, pero siempre tienen claro a quién no lo van a hacer. Por eso Madrid fue barrida en la final.

En cuatro años, de Singapur a Copenhague, la candidatura madrileña ha ganado un voto. El dato es demoledor y desanima a cualquiera. Cuanto más porque en la primera votación del viernes Madrid fue la primera con los 28 puntos de sus fieles. 'Nos han tomado el pelo', dijo José María Odriozola. Pero el presidente de la Federación de Atletismo no es el único que lo piensa. Off the record hubo muchos que coincideron con él.

Gallardón se resiste a confirmar si Madrid se presentará a la carrera por los Juegos de 2020. Aún es pronto para hacerlo, aunque después de la experiencia de la corazonada, igual ha llegado la hora de la cabezonada y, según se pudo palpar en las últimas horas, nadie se da por vencido.

La portada de O Globo, uno de los diarios más vendidos e influyentes de Brasil, era muy ilustrativa: '2016, el año que ya comenzó. Ahora sólo faltan siete para construir una estación de metro por año, duplicar las plazas hoteleras, limpiar la bahía y los lagos de Barra y construir 33 instalaciones deportivas'. Seguro que más de un miembro del COI se arrepentirá de su voto si cae en sus manos O Globo, pero como votar a Río no era un opción sino una imposición de Rogge es posible que tampoco les importe demasiado. 

 

Más noticias en Política y Sociedad