Público
Público

Calderón dice que los "ideales" de España y México superan las diferencias del pasado

EFE

El presidente mexicano, Felipe Calderón, ha afirmado hoy que "la fortaleza de las coincidencias y los ideales" de España y México están por encima de las diferencias que han "dividido" a ambos países durante su historia.

Calderón ha pronunciado un discurso en el hemiciclo del Congreso en una sesión solemne durante la primera jornada de su visita de Estado a España.

El mandatario mexicano ha animado a los dos países a consolidar su alianza para lograr un "futuro de prosperidad" y hacer frente a los grandes retos del mundo.

"España y México están llamados a jugar juntos una tarea común en beneficio de sus pueblos y de la humanidad", ha proclamado el jefe de Estado mexicano.

En su opinión, los vínculos que unen a ambas naciones son "indestructibles" y permiten avanzar por "la vía de la paz, la justicia, la libertad y de la democracia".

"En el encuentro de España y México, por encima de las diferencias que nos han dividido en el camino de la historia, está la fortaleza de nuestras coincidencias y nuestros ideales", ha aseverado.

Calderón ha valorado la "aportación enriquecedora" de los españoles que huyeron tras la Guerra Civil y que encontraron en México "un refugio, una casa y un verdadero hogar".

Estas palabras han correspondido al agradecimiento a México que ha hecho en su discurso previo el presidente del Congreso, José Bono, por acoger a los más de 30.000 españoles que se exiliaron por culpa del franquismo.

"Ustedes les acogieron fraternalmente. Les habían robado trágicamente su pasado y ustedes les regalaron generosamente su futuro. Nunca se había dicho claramente gracias a un presidente de México desde la sede de la soberanía nacional", ha dicho Bono.

El dirigente mexicano ha hecho hincapié en el deseo de contar con España y con sus empresas en el proceso de reformas y modernización abierto tras su llegada al poder en diciembre de 2006.

"Queremos más mundo en México y más México en el mundo. Queremos más México en España y más España en México", ha resumido Calderón.

En su opinión, España es "un aliado vigoroso y un promotor de México" que ha contribuido a su desarrollo con sus inversiones y su papel de puente con la UE.

Ha repasado los objetivos marcados para hacer de México una nación más segura, libre y desarrollada.

La lucha contra la delincuencia, la economía competitiva, la igualdad de oportunidades y el compromiso con el desarrollo sostenible han sido los cuatro ejes que ha citado.

Calderón ha sido recibido y despedido con una fuerte ovación por parte de los miembros del Gobierno, encabezados por la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, y de los diputados, entre los que estaba, el líder del PP, Mariano Rajoy.

A su llegada a la Cámara, el mandatario mexicano y su esposa, Margarita Zavala, han sido recibidos por Bono y por el presidente del Senado, Javier Rojo, quienes le han obsequiado con un ejemplar facsímil de la Constitución Española de 1978 y un atlas de la Península Ibérica y de las Posesiones Españolas en Ultramar.

Al comienzo de su visita, Calderón y su esposa recibieron la bienvenida de los Reyes con honores en el Palacio de El Pardo, donde se alojarán durante su estancia en Madrid.

El presidente mexicano y Don Juan Carlos han mantenido un primer encuentro privado antes de dirigirse a la Zarzuela.

Ése ha sido el escenario del almuerzo que los Reyes, los Príncipes de Asturias y los Duques de Palma han ofrecido al matrimonio Calderón, mientras que la cena de gala ha sido organizada en el Palacio Real.

Con un claro objetivo económico, Calderón comenzará mañana su segunda jornada con un encuentro con empresarios españoles y después se entrevistará en la Moncloa con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Más noticias de Política y Sociedad