Público
Público

Camino dice que la política sin moral histórica y de recta razón degenera en dictadura

EFE

El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, eludió hoy valorar la afirmación del cardenal de Valencia, Agustín García Gasco, de que "la democracia está en peligro", pero remitió a un texto de los obispos según el cual una política sin moral histórica degenera en dictadura.

Durante la rueda de prensa celebrada hoy en la sede de la CEE, Martínez Camino rehusó valorar las afirmaciones que García Gasco hizo durante el encuentro de las familias cristianas el pasado día 30 de diciembre en Madrid, al hablar de la situación en España por algunas leyes aprobadas durante la VIII legislatura, si bien remitió al documento "Orientaciones morales ante la situación actual de España".

Esta instrucción pastoral, aprobada por la Asamblea Plenaria de los obispos en noviembre de 2006, ha servido de base a la nota hecha pública hoy por la CEE en relación con las elecciones del próximo 9 de marzo.

Camino remitió a los informadores al punto 55 de dicho documento, que dice textualmente que: "no se puede confundir la condición de aconfesionalidad o laicidad del Estado con la desvinculación moral y la exención de obligaciones morales objetivas para los dirigentes políticos".

"Al decir esto, no pretendemos que los gobernantes se sometan a los criterios de la moral católica, pero sí al conjunto de los valores morales vigentes en nuestra sociedad, vista con respeto y realismo, como resultado de la contribución de los diversos agentes sociales".

Cada sociedad y cada grupo que forma parte de ella, agrega la pastoral de 2006, "tienen derecho a ser dirigidos en la vida pública de acuerdo con un denominador común de la moral socialmente vigente fundada en la recta razón y en la experiencia histórica de cada pueblo".

Una política "que pretenda emanciparse de este reconocimiento, degenera sin remedio en dictadura, discriminación y desorden. Una sociedad en la cual la dimensión moral de las leyes y del gobierno no es tenida suficientemente en cuenta, es una sociedad desvertebrada, literalmente desorientada, fácil víctima de la manipulación, de la corrupción y del autoritarismo", finaliza.

El debate en la Comisión Permanente por el acto celebrado en Madrid el pasado 30 de diciembre, que ha suscitado numerosas críticas del Gobierno, las fuerzas políticas y amplios sectores de la sociedad, ha ocupado una parte importante de las discusiones de los obispos desde el pasado martes, confirmaron a EFE fuentes eclesiales.

Más noticias de Política y Sociedad