Público
Público

La campaña negativa de Hillary contra Obama rinde resultados positivos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La senadora Hillary Clinton continúa hoy la implacable campaña negativa contra su rival demócrata Barack Obama, una estrategia que parece haberle ayudado a revivir una campaña presidencial que muchos consideraban moribunda.

Lejos queda la Hillary emotiva que a principios de enero dijo, con los ojos humedecidos, que esta campaña era "muy personal" para ella, y la Hillary que a finales de febrero aseguró, en un debate, sentirse "orgullosa" de competir por la Casa Blanca con "Barack".

La Hillary de las últimas semanas es agresiva y no duda en atacar al carismático Obama, cuyo empuje logró frenar ayer con sus triunfos en las primarias de Ohio, Texas y Rhode Island. El senador por Illinois se llevó el premio de consolación en Vermont.

En total, los aspirantes demócratas se disputaban 370 delegados en las cuatro contiendas, de los cuales 193 correspondían a Texas y 141 a Ohio.

Según los recuentos preliminares, Obama logró 91 delegados y Clinton 115, ya que, pese a ganar en la mayoría de estados, el reparto de delegados es proporcional al número de votos.

Hillary celebró por todo lo alto la victoria, que de entrada, ha valido para acallar los llamamientos desde las filas de su propio partido para que se retire de la contienda.

Además parece decidida a continuar con su estrategia del ataque, que la llevó a lanzar recientemente un anuncio televisivo que arranca con las imágenes de unos niños durmiendo y una voz de fondo que dice: "Son las tres de la mañana y sus hijos están seguros y dormidos pero hay un teléfono que suena en la Casa Blanca".

"Su voto decidirá quién responde la llamada, alguien que conoce a los líderes mundiales, conoce el Ejército, alguien listo para ser el líder en un mundo peligroso... Son las tres de la madrugada y sus hijos duermen en casa", concluye el anuncio.

La cosa no quedó ahí. El próximo juicio por corrupción contra Tony Rezko, un constructor y donante de la campaña de Obama, permitió a Hillary cuestionar la ética del senador afroamericano.

La reunión de un asesor de Obama con diplomáticos canadienses, en la que el citado habría dicho que las críticas del senador al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) obedecen a motivos políticos, dejó otro flanco abierto para Hillary.

Con esos ataques como telón de fondo, la campaña de la senadora se ha esforzado por conseguir que su lucha contra Obama sea la de la "experiencia" contra el "cambio hueco".

En esa línea apuntaron hoy sus declaraciones a la cadena de televisión CNN: "Hay una diferencia entre los discursos y las soluciones", afirmó en una frase que ha repetido hasta la saciedad.

De hecho Obama se vio forzado a defenderse ayer durante el discurso que pronunció desde San Antonio (Texas), al afirmar que las suyas no son palabras vacías y reiterar que él y su equipo ofrecen "soluciones a los problemas que afectan a los estadounidenses".

Más allá de ese toma y daca, Obama volvió a insistir hoy en que todavía le lleva la delantera a Hillary y expresó su frustración ante la que definió como "campaña muy negativa" contra él en los últimos días.

"Estoy seguro de que tuvo algún impacto", aseguró en declaraciones desde Texas antes de emprender rumbo a Chicago.

Y en lo que puede ser el principio de una actitud más agresiva contra Hillary cuestionó el argumento de que su oponente tiene más experiencia que él.

"Espero que la gente empiece a preguntarse cuál es exactamente la experiencia en política exterior que ella proclama", afirmó.