Público
Público

Un campo de regatas sin viento en China deja a los españoles en los huesos

EFE

La falta de viento en China está obligando a adelgazar a todos los integrantes del equipo olímpico de vela, en algunos casos hasta 14 kilos, para que el peso de los regatistas no sea un problema añadido a las dificultades que ya supone participar en unos Juegos Olímpicos.

"Si las medallas las reparten por hambre, yo tengo el oro", asegura Rafael Trujillo (clase Finn), quien asume de buen grado las circunstancias que le han llevado adelgazar 14 kilos en seis meses, al contrario que sus compañeros, los campeones olímpicos de 49er, Iker Martínez y Xabier Fernández.

El campo de regatas de Qingdao, donde se disputarán las pruebas de vela de los Juegos Olímpicos de Pekín, presenta condiciones "excepcionales" como la falta de viento, que está forzando a todos los equipos a reducir el peso de las embarcaciones para que exista menor roce con el agua y éstas puedan alcanzar mayor velocidad.

El director del equipo olímpico español, Alejandro Abascal, ha explicado que Qingdao cuenta con "condiciones extremas" que dan posibilidades a regatistas que en otra situación no lograrían esos resultados, pero ha advertido de que "hay que luchar y ser los mejores", porque el resto de países también van a tener que enfrentarse a estas condiciones.

Iker Martínez ha reconocido que, al igual que a su compañero de embarcación, Xabier Fernández, le ha costado amoldarse a la situación del campo de regatas chino, pero ha asegurado que no se van a "quejar" más y que lo darán "todo" en Pekín, donde "hay que rematar".

Martínez ha explicado que en estos tres meses que restan para el inicio de los Juegos Olímpicos de Pekín comienza la parte de la preparación "más importante" y ha añadido que tanto él como Xabier Fernández presentan una "muy buena forma física". A ambos se les nota la pérdida de peso.

Pero quien más kilos ha perdido (14 en seis meses) y quien espera reducir aún más su peso antes de Pekín, Rafael Trujillo, no cree que adelgazar sea un problema sino "un ejercicio de responsabilidad" de unos deportistas que tienen que esforzarse y dar el cien por cien por las instituciones, patrocinadores y familias que les apoyan.

Trujillo ha señalado que el viento que se va a encontrar en Qingdao no es "adecuado" para sus características de regateo, por lo que asume la necesidad de haber adelgazado y confía en que su esfuerzo le permita escuchar el himno de España tras la prueba de su categoría.

El meteorólogo del equipo olímpico de vela, Miguel Sánchez Cuenca, ha explicado que España cuenta con "una pequeña ventaja" en cuanto a la lectura de los pronósticos del tiempo para el campo de regatas de Qingdao, ya que se han obtenido varios modelos meteorológicos de la zona.

Más noticias de Política y Sociedad