Público
Público

Caos en el paso fronterizo de Rafah entre Gaza y Egipto ante la salida de miles de palestinos

EFE

Decenas de miles de palestinos marchan hoy en una interminable procesión bajo la lluvia desde la franja de Gaza hasta la ciudad egipcia de Al Arish, después de haber cruzado la frontera en busca de alimentos y medicinas.

Llegan en camiones, taxis y todo tipo de vehículos de carga; en muchas ocasiones, van metidos en maleteros, subidos a los capós o las bacas de los automóviles.

Sin embargo, son aún más los que marchan a pie, en una riada humana compuesta en su mayoría por varones y en la que también se ven muchos niños.

Unos aseguran que vienen a comprar comida, otros buscan medicinas y otros portan bidones de gasolina, pero todos coinciden en afirmar que la situación ha explotado en la frontera "porque no podían aguantar más".

Desde primeras horas de esta mañana, decenas de miles de personas cruzan el paso fronterizo de Rafah entre Gaza y Egipto a través de quince boquetes abiertos en el muro con explosivos y excavadoras.

"No tenemos comida ni medicinas. He venido por alimentos para mi familia" aseguró a Efe Omar, que viaja a pie desde Rafah, a 45 kilómetros al este de Al Arish.

Su rostro muestra la misma alegría que la de otros muchos que también han conseguido cruzar el muro; algunos se animan a hacer la señal de la victoria cuando se cruzan con los periodistas.

La cantidad de tráfico es tal que la carretera se encuentra bloqueada en varios puntos y para avanzar hacia la frontera hay que tomar vías secundarias.

Mahmud Abeida, otro joven de Gaza, explicó a Efe que él cruzó a Egipto esta madrugada "por ver otro ambiente y oler otro aire" y no por cubrir alguna necesidad perentoria.

La policía, que ayer impedía cualquier movimiento cerca de la frontera, hoy ha tomado una actitud permisiva pese a su masiva presencia en los alrededores de la frontera, según pudo constatar Efe.

Las autoridades de Al Arish han puesto a disposición de los palestinos que llegan a la ciudad 15 salas de celebraciones con capacidad para acoger a 3.000 personas, así como comida y medicinas, según dijo a Efe el parlamentario egipcio Abdel Hamid Salami, quien culpó al bloqueo israelí de lo que ha ocurrido.

"La acogida a nuestros hermanos palestinos se debe a nuestra vecindad, a nuestra religión y nuestra sangre", argumentó Salami.

Mientras, el Ministerio de Sanidad egipcio ha declarado la alerta máxima en los hospitales de Rafah y Al Arish, y ha anunciado el envío de más de 60 médicos y 25 ambulancias para tratar de cubrir una posible emergencia sanitaria.

Según dijo a Efe el delegado de Sanidad en la provincia del Sinaí, Magued al Sheij, las autoridades sanitarias atienden ahora mismo a 23 palestinos que resultaron heridos por las fuerzas israelíes la semana pasada y que hasta ahora estaban en hospitales palestinos

"Dos de los heridos se encuentran en estado grave y han sido ingresados en Al Arish, mientras que los demás están estables", señaló.

Según Sheij, 37 médicos de distintas especialidades han sido enviados al hospital de Rafah, mientras que los otros 28 han llegado al Sinaí en bordo de un avión de primeros auxilios en el que también van reservas de sangre para posibles transfusiones.

Mientras tanto, un convoy de ayuda humanitaria del Comité de Ayuda del sindicato de Médicos se dirige a la frontera con medicinas para intentar aliviar la situación crítica de los palestinos que siguen en Gaza.

Más noticias de Política y Sociedad