Público
Público

Carabanchel acaba en la Inspección

CCOO pedirá hoy a Trabajo que revise las obras de demolición del penal

PATRICIA RAFAEL

El sindicato CCOO tiene previsto pedir hoy a la Inspección de Trabajo que envíe un técnico a los trabajos de demolición de la antigua cárcel de Carabanchel, en Madrid, para comprobar si la obra cumple con lo estipulado en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Para el sindicato el derribo se está realizando con "unas prisas innecesarias" y en condiciones de "poca visibilidad", según denunció su secretario de Salud Laboral de Madrid, Carmelo Plaza.

"El convenio de la construcción prohibe los trabajos por la noche", señaló Plaza, quien durante la mañana visitó las obras. El responsable de Salud Laboral explicó que si por alguna razón los trabajos se tienen que realizar a oscuras, como es el caso de las obras en túneles, la normativa recoge que las condiciones de luz artificial tienen que ser "como si fuera de día".

Los vecinos que desde el viernes hasta ayer estuvieron acampados junto al antiguo penal denuncian, sin embargo, que los derribos nocturnos (como fue el caso de parte de la cúpula) se realizaron con poca luz. Además, según recoge el proyecto de demolición del presidio, los derribos deben realizarse entre las 8.00 y las 18.00 de lunes a viernes.

Pero cuando cayó el primer cascote de la cúpula eran casi las nueve de la noche y pasadas las 20.00 horas del sábado se derrumbó parte de la bóveda. Instituciones Penitenciarias insiste, aun así, que los trabajos "cumplen los plazos establecidos", indicaron el sábado pasado fuentes del departamento.

Para denunciar estas posibles irregularidades unos 200 vecinos entraron ayer en el penal y, sin incidentes, lo desalojaron en una hora.

Más noticias de Política y Sociedad