Público
Público

Carlos Peña, "el hombre más feliz del mundo" al cubrir a nado el Canal de Castilla

EFE

El nadador guipuzcoano Carlos Peña ha declarado a su llegada a Valladolid que se siente "el hombre más feliz del mundo" después de cubrir de espaldas y en tres etapas los 130 kilómetros del Canal de Castilla con el objeto de reivindicar apoyos para la lucha contra la leucemia.

Y es que, al margen de la hazaña deportiva, Carlos Peña ha colaborado con esta iniciativa con la Fundación Josep Carreras para combatir la leucemia.

"Tengo algunos familiares que están luchando contra el cáncer y quería dedicarles esto. He puesto mi granito de arena, dado que en cada cosa que hago me gusta mezclar el tema deportivo con el humanitario. En estos momentos soy la persona más feliz del mundo", ha explicado.

Han sido tres días desde que el nadador iniciase su travesía en la localidad palentina de Alar del Rey, durante los que ha cubierto los 130 kilómetros del Canal de Castilla en algo más de treinta y seis horas en total.

"Esta iniciativa surgió hace unos cinco meses, cuando Óscar Renedo, el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Tolosa (Guipúzcoa), me habló muy bien de esta localización y nos decidimos a hacerlo. Han sido tres días de esfuerzo. Ha salido bien, aunque, hoy sobre todo, he tenido algunos problemas que han bajado mi ritmo", ha explicado.

En este sentido, Carlos Peña ha detallado: "Llego con muchas heridas y bastante cansado. Hoy ha habido tramos muy estrechos y otros en los que las ramas se me enroscaban en las aletas. Ha sido duro pero espero que haya servido para hacer bastantes socios".

Y es que, el objetivo de esta iniciativa era "hacer un socio por cada kilómetro", según ha indicado a Efe Eva Roig, responsable de Colaboración Empresarial y Márketing de la Fundación Josep Carreras.

"La idea es sensibilizar y llamar la atención de la gente. Creo que este tipo de actividades son muy buenas y hay que agradecer a Carlos Peña su colaboración, aunque hasta mañana o pasado no sabremos que tal se ha dado", ha añadido.

El nadador guipuzcoano, de 44 años, y que ha acometido otras aventuras a nado como el Lago Ness, el Estrecho de Magallanes, el Lago Titikaka o el Lago Maracaibo, ha reconocido que su próximo reto será el río Sella en noviembre.

Además, ha comentado que comenzó a nadar de espaldas en 1989 dado que los trajes de antaño no le permitían nadar de otra manera y era "imposible moverse", por lo que empezó a hacerlo hacia atrás.

Durante la travesía le ha acompañado Jesús Ramírez, quien suele hacerlo en piragua, pero que, en esta ocasión, ha tenido que hacerlo en bicicleta por los caminos de sirga paralelos al Canal de Castilla para indicarle la cercanía de las 42 esclusas y ayudarle con el avituallamiento.

Más noticias de Política y Sociedad