Público
Público

Carolina Ruiz dice que está muy contenta de estar en las finales del descenso y del súper-G

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La andaluza de origen chileno Carolina Ruiz, única española que participará en la finales de la Copa del Mundo de esquí alpino, que se disputan a partir del miércoles en la estación italiana de Bormio, declaró a Efe que está "muy contenta" por haberse clasificado para "el descenso y el supergigante".

Carolina, que en 2000 sorprendió con un segundo puesto en el gigante de la Copa del Mundo disputado en Sestriere (Italia), se recicló posteriormente en especialista en pruebas de velocidad y, después de un par de temporadas sin demasiada suerte, completará esta semana una campaña en la que se ha logrado reinsertar en la elite internacional.

El pasado 8 de diciembre firmó el séptimo puesto en el descenso de Aspen (EE.UU.), la mejor posición de toda la historia del esquí español -hombres y mujeres- en esa disciplina. En enero logró su mejor puesto en un 'súper' -fue octava en Cortina D'Ampezzo (Italia)-, y el 22 de febrero fue décima en el descenso de Whistler Mountain, en la pista donde dentro de dos años se disputará la prueba reina del esquí alpino femenino de los Juegos Olímpicos de Vancouver (Canadá).

Con la ausencia de su paisana María José Rienda, que ha pasado prácticamente en blanco las dos últimas temporadas -a causa de una grave lesión en la rodilla derecha (tríada), que se complicó posteriormente con una condromalasia- y que descansa unos días en Granada antes de retomar los entrenamientos la semana que viene, Carolina será la única representante española en las finales de Bormio.

"Ha sido una temporada bastante buena y estoy muy contenta por haberme clasificado para las finales de descenso y supergigante", comentó Carolina en conversación telefónica con Efe desde Bormio, adonde llegó ayer, domingo y donde efectuó hoy el primer ensayo para el descenso del miércoles (el supergigante se correrá el jueves), entrenamiento que dominó la italiana Nadia Fanchini.

"Al menos hemos podido hacer una bajada, pero la pista no estaba bien, porque ha llovido y la nieve está blanda. Pero es una pista bonita y técnica; y me ha gustado mucho", explicó a Efe la esquiadora de Sierra Nevada. "Aquí sólo había disputado gigantes, así que se puede decir que es una experiencia nueva. Y ha estado bien", añadió.

"Ya no queda nada para acabar la temporada y lo único que me falta es dar el último empujoncito, para ver si me puedo meter entre las quince primeras en la clasificación final de la Copa del Mundo de descenso. Estaría bien", declaró la andaluza.

"Aparte de por estar aquí, en las finales, también estoy muy satisfecha porque noto que estoy aprendiendo muchas cosas en descenso", indicó a Efe Carolina, que se entrena a las órdenes del prestigioso técnico italiano Valerio Ghirardi, con quien consiguió todos sus éxitos deportivos su compatriota Isolde Kostner, doble campeona mundial de supergigante, en Sierra Nevada'96 y Sestriere'97 y triple medallista olímpica.

"Ha sido la disciplina en la que mejores resultados he logrado, pero también es cierto que ha habido dos o tres pruebas más que en súper. En descenso creo que tengo aún mucho margen de mejora", opinó la esquiadora granadina, que comentó a Efe que le gustó la pista de los Juegos de Vancouver, donde aspirará a podio dentro de dos años.

"Es muy bonita y bastante larga. Es técnica y no te puedes relajar. Era la primera vez corríamos allí (en Whistler Mountain) y la verdad es que me fui con buenas sensaciones", señaló a Efe Carolina, que opinó que la estadounidense Lindsey Vonn (Kildow de soltera) que ya tiene asegurada matemáticamente la Copa del Mundo de descenso, "se merece" la Bola de Cristal.

Carolina cree que Vonn también puede ganar la general, clasificación que también lidera, con 157 puntos de ventaja sobre la alemana Maria Riesch y 178 sobre la austriaca Nicole Hosp.