Público
Público

Catorce municipios del Levante almeriense defienden el hotel del Algarrobico

EFE

Los catorce municipios de la Mancomunidad del Levante Almeriense han aprobado por unanimidad una moción presentada por el Ayuntamiento de Carboneras en la que se rechaza la demolición del hotel de El Algarrobicose y se insta a las administraciones andaluza y central a reactivarlo para crear empleo.

En la moción, a la que ha tenido acceso Efe, el Ayuntamiento de Carboneras reitera su ofrecimiento para alcanzar "un acuerdo que posibilite su conclusión y reactivar" el complejo turístico con el objetivo de "crear cientos de puestos de trabajo de forma inmediata en la construcción y otros muchos, a medio plazo y de forma estable, dentro del sector turístico en el levante almeriense".

El Ayuntamiento justifica este ofrecimiento por la "petición de decenas de pymes almerienses que trabajaban en la edificación del hotel, de los centenares de trabajadores de la zona que quedaron sin empleo" con la paralización de las obras, así como de "las organizaciones representativas de Carboneras".

Defiende que la "reactivación del proyecto turístico" ayudaría a paliar la situación de "falta de actividad y paro" que sufre la zona, y ayudaría a cumplir los "objetivos económicos, sociales y medioambientales que contenía el Plan de Desarrollo Sostenible de Cabo de Gata-Nijar propiciado en su día por la Junta de Andalucía".

La moción, apoyada por los municipios de Antas, Carboneras, Cuevas del Almanzora, Garrucha, Huércal-Overa, Mojácar, Pulpí, Sorbas, Taberno, Turre, Vera, Bédar, Los Gallardos y Lubrín, estos tres últimos con gobiernos locales del PSOE, también cuestiona la viabilidad de la demolición y aboga por realizar un "estudio técnico fiable que garantice tal posibilidad".

Argumenta al respecto que expertos han descartado la "reversibilidad pretendida" por la "escasa consistencia del terreno", la "imposibilidad de efectuar recubrimientos artificiales por las pronunciadas pendientes y sobre todo por la fuerte acción erosiva en esta zona del viento y las lluvias torrenciales", entre otros aspectos.

Según los expertos consultados por el Ayuntamiento, "una vez demolido lo técnicamente posible persistiría una imagen de ruinas a perpetuidad, antagónica con el fin ecológico y naturista perseguido".

La moción también cuestiona si los contribuyentes deben asumir el coste de "la expropiación del inmueble, su posterior derribo y finalmente la rehabilitación del terreno hasta recuperar el estado del entorno natural".

El alcalde de Carboneras, Salvador Hernández (Gicar), ha explicado a Efe que esta moción se trasladará tanto a la Junta de Andalucía como al Gobierno central.

El hotel, paralizado por orden judicial, se encuentra pendiente de una veintena de procesos judiciales, aunque el Tribunal Supremo confirmó recientemente que el hotel, en pleno Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, invade el dominio público marítimo-terrestre.

Asimismo, la Junta de Andalucía volvió a declarar el pasado mes de marzo la zona sobre la que se asienta el hotel como espacio protegido no urbanizable, tal y como figuraba en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales de 1994, tras otro pronunciamiento del Supremo.

Más noticias de Política y Sociedad