Público
Público

Cava en Ferraz para una "gran victoria"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid, 9 mar (FE).- La "gran victoria" anunciada por el número dos del PSOE José Blanco nada más conocer los primeros datos del escrutinio, se ha convertido en la invitación que esperaban los cientos de simpatizantes socialistas reunidos en Ferraz para unirse al triunfo de Zapatero y empezar a descorchar las botellas de cava.

En torno a las 18.00 horas, comenzó un incesante goteo de militantes y simpatizantes socialistas en la sede federal, que conforme se acercaba la clausura de los colegios electorales se convirtió en un hervidero de nervios y emociones contenidas.

Zapatero siguió la evolución de la jornada junto a varios de sus colaboradores como Jesús Caldera, José Blanco y Diego López Garrido, en una de las dependencias de la sede, a la que posteriormente se sumaron su esposa, Sonsoles Espinosa, y el ex presidente del Gobierno Felipe González.

Durante la tarde, varios dirigentes se acercaron a los informadores para hacer las primeras valoraciones de los resultados.

Entre ellos Pedro Solbes, quien en un tono contenido se ha mostrado satisfecho con los registros obtenidos, que, en su opinión, dejan al PSOE un "margen suficiente" y "muchas posibilidades" para negociar. "Este Gobierno no tiene ninguna hipoteca", ha incidido.

La euforia que transmitieron los primeros sondeos, se atenuó, sin embargo, con el baile de escaños que ofrecía el escrutinio, y se transformó finalmente en una "fiesta", dentro y fuera del edificio, cuando el candidato socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció su triunfo en las elecciones.

En ese momento, al clásico "¡ista, ista, ista, España es socialista!" se unió hoy una obligada referencia al adversario de Zapatero: "¡La niña de Rajoy, nos ha votado hoy!", gritaron los simpatizantes del PSOE.

Pero este primer saludo del líder socialista no fue suficiente para la multitud, que reclamó de nuevo la presencia del presidente del Gobierno en el escenario levantado en los aledaños de Ferraz.

Y Zapatero recogió el guante para aparecer en él junto a varios artistas de la Plataforma de Apoyo a su candidatura.

Como era previsible, la niña de Rajoy no ha sido la única alusión a los cara a cara entre el presidente del Gobierno y el líder del PP, ya que Zapatero ha concluido su intervención con un "buenas noches y buena suerte" -a pesar de que la megafonía lo dejó en un lacónico "y buena suerte"- y Blanco, algo más madrugador, concluyó la suya con un "buenas tardes, y buena suerte".

Setecientos periodistas acreditados, provenientes de unos veinte países, han seguido la jornada electoral en Ferraz, no sin apreturas, y con alguna dificultad para hacerse con una credencial para la ocasión después de que se terminaran antes de lo previsto.

Crónicas de radio desde las escaleras, cámaras de televisión apiñadas y ordenadores portátiles en lugares poco apropiados para escribir, como barandillas o barriles de cerveza, han sido otras de las estampas que se han presenciado entre los informadores.