Público
Público

La CE plantea alargar 15 meses más los aranceles de calzado de China y Vietnam

EFE

La Comisión Europea (CE) es partidaria de mantener, en principio durante quince meses más, los aranceles que aplica desde finales de 2006 a los zapatos de cuero fabricados en China y Vietnam para frenar el "dumping" -venta por debajo del precio de coste- desde esos dos países.

El Ejecutivo de la UE ha planteado la extensión de esa medida de castigo tras concluir, después de una revisión que ha durado casi un año, que "no hay razones de peso" para retirarla, según un borrador de propuesta al que ha tenido acceso EFE y que todavía no es definitivo.

Los Veintisiete gravan desde octubre de 2006 las importaciones de calzado de cuero procedentes de China (con un tipo del 16,5%) y Vietnam (10%), incluidos los zapatos infantiles pero no los deportivos de alta tecnología.

La medida, que entró en vigor para un período de dos años y que se ha seguido aplicando durante la revisión de su efectividad, generó un encendido debate en el Consejo de la UE y tardó meses en salir adelante, debido a la división de los Estados miembros en dos bloques bien diferenciados.

Por un lado se situaron los partidarios de la penalización arancelaria, como España e Italia, donde hay una industria fabricante de calzado y, por otro, aquellos que, como Alemania y los escandinavos, cuentan con grandes grupos de distribución.

Bruselas determinó la existencia de "dumping" tanto en las importaciones de China como las de Vietnam, al detectar intervención estatal en la producción de calzado, con subsidios ocultos, en forma de créditos a tipos de interés por debajo del mercado, coste del suelo más bajo, evaluación de activos inadecuada y moratorias fiscales.

Según los cálculos de la Comisión, este apoyo público permite a los fabricantes de los dos países exportar sus productos a la UE por debajo del precio de producción, en torno al 80 por ciento de su valor real en el caso de China y cerca del 50 por ciento para Vietnam.

Antes de proponer formalmente a los países la prolongación de los aranceles, el Ejecutivo comunitario ha abierto un período de consulta con las partes interesadas -la industria comunitaria, principalmente-.

Fuentes de la Comisión indicaron que, una vez conocida la posición de los fabricantes, se adoptará una decisión definitiva sobre si solicitar o no la extensión de las medidas, lo que sucederá, previsiblemente, a principios de noviembre.

En su análisis, los expertos comunitarios reconocen que en el actual contexto de crisis económica el efecto de los aranceles puede ser ahora mayor que en el pasado, pero descarta un impacto desproporcionado para la industria dada la fortaleza y flexibilidad de los importadores europeos y la capacidad de los distribuidores de diversificar sus compras.

También recalcan que la introducción de las medidas "anti-dumping" no trajo consigo un aumento significativo de los precios finales de los zapatos en el mercado europeo y ve improbable que suceda en el futuro.

En el caso de España, según los datos recogidos por Bruselas, el precio del calzado subió de media entre 2005 y 2008 el 3,3 por ciento en el caso de los modelos infantiles, el 3,7 por ciento los de mujer y el 4,1 por ciento los de hombre.

Pero, por parte de la industria, la Alianza Europea de fabricantes de calzado (EFA) insiste en reclamar que se ponga fin a los aranceles, pues perjudican tanto a los consumidores como a los distribuidores y minoristas.

Esta organización, que agrupa a alrededor de 2.000 empresas de toda la UE, hace hincapié en que los aranceles han provocado una significativa caída de las importaciones a la UE de calzado de China y Vietnam, en paralelo a un aumento medio de los precios superior al 10 por ciento.

Más noticias de Política y Sociedad