Público
Público

La CE vigilará la influencia de las cadenas de distribución en el precio de los alimentos

EFE

La Comisión Europea (CE) vigilará la influencia de las cadenas de distribución y del comercio minorista en los precios de los alimentos, así como la especulación en los mercados financieros, dentro de un conjunto de medidas para mitigar el actual encarecimiento alimentario mundial.

El Ejecutivo comunitario ha aprobado un conjunto de propuestas, con el fin de responder a la actual situación mundial de escasez y alza de los precios de los alimentos, dirigidas tanto a la UE como a los países más necesitados.

Entre las actuaciones que prevé la CE, destaca la vigilancia del sector minorista, según ha informado la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, en rueda de prensa.

Para ello, la CE prevé la creación de un grupo de trabajo que examinará el funcionamiento de la "cadena de abastecimiento alimentario, incluida la "concentración y la segmentación del mercado", en los sectores de la distribución y del comercio minorista de la UE.

A finales de 2008, la CE presentará un informe sobre esta investigación.

Asimismo, Bruselas seguirá trabajando en este ámbito con las autoridades nacionales sobre competencia y "animará a seguir sus esfuerzos" a los Gobiernos que tengan la intención de reformar regulaciones restrictivas en sector minorista, según la propuesta.

Otra de las medidas previstas por la CE es "vigilar de cerca" las actividades de inversores "especuladores" en los mercados de materias primas, así como su impacto en las alteraciones de los precios.

Sin embargo, la CE aclara que las medidas de los países de la UE para mitigar el efecto de los precios alimentarios en los hogares con menos ingresos "no deben distorsionar el mercado".

Las propuestas aprobadas hoy por la CE para paliar la carencia y el precio de los alimentos han coincidido con la presentación, también por el Ejecutivo de la UE, del proyecto legal para revisar la Política Agrícola Común (PAC).

Según ha explicado la comisaria europea de Agricultura, la CE quiere propiciar una mayor oferta de alimentos "tanto en casa" como en los países en desarrollo, más necesitados y donde se acentúan más las carencias.

Dentro de la UE, la comisaria se ha referido a las propuestas que incluye el documento sobre el "chequeo médico" de la PAC, tales como la subida de cuotas lecheras (hasta su desaparición en 2015), la eliminación definitiva de la obligatoriedad de que el agricultor no siembre el 10% de sus tierras.

En cuanto a los países en desarrollo, la CE quiere impulsar más ayuda humanitaria y asistencia técnica para que puedan recuperar su agricultura.

En este sentido, Fischer Boel se ha mostrado partidaria de que el dinero que se ahorre de la PAC anualmente no vuelva a los países comunitarios, sino que se emplee en "microcréditos" en el tercer mundo o en ayudar a la población de estos países a comprar semillas.

Las propuestas presentadas hoy serán discutidas por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en junio y además, Bruselas quiere promover medidas para aumentar la oferta alimentaria en foros como la Organización de Naciones Unidas (ONU) o el G-8 (países más industrializados del mundo y Rusia).

En cualquier caso, Fischer Boel ha insistido en que los precios de los alimentos han tocado techo y el ritmo de crecimiento va a ralentizarse, aunque seguirán siendo altos.

Respecto a los biocombustibles, la CE insiste en que el objetivo de la UE de lograr que representen el 10% del consumo de energía del transporte en 2020 "no va a ser a cualquier precio", sino con condiciones "estrictas" y con materias primas obtenidas respetando el medioambiente.

Bruselas pretende investigar sobre los biocarburantes de segunda generación (obtenidos de restos vegetales no agrícolas).

Más noticias de Política y Sociedad