Público
Público

Cede el temor a la violencia, mientras otra réplica sacude Haití

Reuters

El temor a la violencia y los saqueos disminuía en Haití a raíz de que las tropas estadounidenses ofrecieran seguridad para la distribución de agua y alimentos, mientras que miles de desplazados decidieron buscar refugio fuera de Puerto Príncipe.

Los cuidados médicos, el manejo de cadáveres, la búsqueda de un refugio, el agua, la comida y los servicios sanitarios siguen siendo prioridades para las operaciones internacionales, dijeron responsables de Naciones Unidas una semana después del seísmo de magnitud 7.

El miércoles por la mañana se produjo una réplica de 6,1 grados que desató el pánico entre la población.

No hubo información inmediata sobre daños o víctimas del temblor de hoy, que según el Servicio Geológico de Estados Unidos se produjo a las 11:03 GMT y tuvo su epicentro a 42 kilómetros al oeste-noroeste de Jacmel.

Aunque todavía se necesitan escoltas militares para entregar los suministros, la ONU dijo que los problemas de seguridad se concentran principalmente en áreas que eran consideradas de ?alto riesgo? antes del seísmo del 12 de enero.

Unos 4.000 delincuentes escaparon de las cárceles afectadas por el temblor.

?La situación general de seguridad en Puerto Príncipe continúa estable, con violencia limitada y focalizada y saqueos?, informó la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA, por sus siglas en inglés).

Helicópteros estadounidenses Black Hawk aterrizaron el martes en el destruido palacio presidencial de Haití, desplegando tropas y provisiones y atrayendo inmediatamente a multitudes de supervivientes que solicitaban comida.

Unos 12.000 militares estadounidenses están desplegados en Haití, en barcos o camino al país, incluido el buque hospital USNS Comfort, que debe arribar el miércoles y ofrece los recursos esenciales para realizar operaciones complejas.

feroz crítico de lo que califica como ?imperialismo estadounidense? -, ha acusado a Washington de ?ocupar? Haití bajo el pretexto de una operación de ayuda.

Pero el presidente haitiano, René Preval, dijo que los soldados estadounidenses ayudarán a la misión de paz de la ONU a mantener el orden.

En un intento por acelerar la llegada de ayuda humanitaria y frenar los saqueos y la violencia, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad sumar 1.500 policías y 2.000 soldados a los 9.000 miembros de los cuerpos de paz en Haití.

?Sabemos que el mundo quiere ayudarnos, pero han pasado ocho días y no he visto comida o agua para mi familia?, dijo el superviviente Gilles Frantz.

El Programa Mundial de Alimentos, que ha alimentado a 200.000 víctimas del sismo, espera tener 10 millones de raciones ?listas para comer? en el curso de la próxima semana, dijo la ONU. Unas 130.000 personas más han sido alimentadas por otros grupos de ayuda.

FUERA DE PUERTO PRÍNCIPE

Los soldados se dirigieron a otras localidades asoladas por el terremoto fuera de la capital, como Leogane en el oeste y Jacmel en la costa sur, para custodiar y proveer puntos de distribución de ayuda en esos lugares.

En Leogane, el epicentro del violento seismo, la falta de instalaciones médicas avanzadas impidió que muchos heridos graves recibieran cirugías que les hubieran salvado la vida.

?Incluso antes de este drama, los hospitales aquí funcionaban a duras penas?, dijo Joel Beaubrun mientras observaba la entrega de alimentos por parte de soldados estadounidenses. ?Pueden imaginar cómo son las cosas ahora?, agregó.

El grupo Médicos Sin Fronteras dijo el martes que desde el domingo se le ha negado tres veces el permiso de aterrizaje en el congestionado aeropuerto de Puerto Príncipe a un avión de carga que transportaba 12 toneladas de medicamentos, y que cinco pacientes murieron por la falta de esos suministros.

?Nos vimos obligados a comprar una sierra en el mercado para continuar las amputaciones?, dijo Loris de Filippi, coordinador de emergencia en el hospital Choscal del grupo en Cite Soleil.

Médicos sin Fronteras dijo que se necesitan urgentemente equipos quirúrgicos y máquinas de diálisis, pero que los problemas de acceso para envíos de cargamento están causando retrasos en la entrega.

El comunicado además citó a un cirujano del hospital Carrefour. ?Nos hemos quedado sin yeso para las fracturas y en este momento no tengo vendas de gasa. Así que es simplemente una pesadilla conseguir estos materiales básicos?, indicó según la información el doctor Paul McMaster.

Las autoridades haitianas han dicho que la cifra de muertos por el seísmo podría situarse en entre 100.000 y 200.000 personas, y que 75.000 cuerpos ya han sido enterrados en fosas comunes.

Hasta el momento, no han aparecido las temidas enfermedades infecciosas, aunque muchos heridos enfrentan la amenaza inmediata del tétanos y la gangrena, y los hospitales están saturados.

Más noticias de Política y Sociedad