Público
Público

La CEOE despide a 14 personas y baja el sueldo al resto

La organización comunicó esta semana su intención de aplicar un ERE. Su presidente asegura que se debe a una mala situación económica que arrastran desde hace tiempo

ANA REQUENA AGUILAR

"El Gobierno ha cogido el toro por los cuernos". Así mostró el presidente de la CEOE, Juan Rosell, su satisfacción por la reforma laboral aprobada días antes por el Ejecutivo, de la que también dijo que había llegado en el "momento adecuado". Sobre todo para una de sus divisiones, la CEOE-Cepyme de Ciudad Real, que el martes pasado comunicaba a sus compromisarios la aplicación de un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 14 de sus 38 empleados, y que también implicará rebajas salariales de hasta el 30% en función de los sueldos.

La organización empresarial de la provincia arrastra importantes problemas financieros como consecuencia de la gestión de la anterior ejecutiva. El pasado octubre, y tras unas elecciones, tomó sus riendas Antonio Sánchez Magallón. La CEOE-Cepyme afronta ahora una deuda de algo más de seis millones de euros: tres de ellos proceden de la hipoteca de un inmueble; los otros tres millones son, sobre todo, deuda financiera y dinero debido a proveedores.

La indemnización por despido que plantea es de 20 días por año

Sánchez Magallón rechaza que el ERE presentado esta semana tenga alguna relación con la nueva reforma laboral: "No tiene nada que ver. Antes de la reforma ya se había abierto hace semanas el diálogo con los trabajadores y habíamos convocado la asamblea de este martes con 15 días de antelación. Demasiados problemas teníamos como para estar ese viernes pendientes de lo que aprobaba el Gobierno". El presidente asegura que el plan de viabilidad, que ya contemplaba los despidos y la rebaja salarial, se presentó en diciembre a las entidades financieras con las que se negocia.

La plantilla de la CEOE en Ciudad Real no cuenta con representación sindical ni con comité de empresa. Sí existe un grupo de trabajadores que negocia con la empresa. Nadie quiere hablar. Fuentes sindicales de la provincia aseguran que buena parte de la plantilla mantiene relaciones de confianza con personas de la organización y no quieren lanzar piedras contra ellos. Al menos, de momento. "Además, fueron los mismos trabajadores los que descubrieron poco a poco el agujero económico que existía y eran conscientes de que iba a hacer falta tomar medidas", dicen las mismas fuentes.

El miércoles pasado, la organización comunicó a la autoridad laboral su intención de hacer el ERE y de abrir un periodo de consultas de 15 días con los trabajadores, tal y como establece la nueva norma. Una vez finalizadas las dos semanas, la CEOE comunicará su decisión final. "Vamos a dialogar todo lo que haya que dialogar", asegura su presidente, que insiste en que la posibilidad de imponer su decisión (la reforma laboral permite al empresario decidir en caso de desacuerdo con los trabajadores y sin necesidad de que exista una autorización administrativa) no desincentivará su voluntad de negociar. Sin embargo, admite que plantean unos despidos con una indemnización de 20 días por año, "tal y como dice la ley para estos casos".

Su presidente insisteen que lo sucedido "no tiene nada que ver con la reforma"

Aunque el presidente de la CEOE, Juan Rosell, negó el pasado jueves conocer el caso de su división de Ciudad Real, lo cierto es que tanto él como el presidente de la Cepyme, Jesús Terciado, sabían de primera mano lo que estaba sucediendo. "De ellos he recibido ánimos y respeto hacia la situación que estamos pasando", dice Antonio Sánchez Magallón de las conversaciones que mantuvo con ambos para dar "cumplida información" de lo ocurrido.

El plan de viabilidad de la CEOE Ciudad Real incluye otras medidas, como una reducción del gasto del 40% que afectará a todas las partidas, desde el gasto telefónico al papel para imprimir, y un aumento de los ingresos del 12% en tres años, algo que su presidente considera posible si se trabaja en "devolver la confianza" a los empresarios de la provincia. Las rebajas salariales no afectarán a los trabajadores con sueldos por debajo de los 18.000 euros.

"Nuestra plantilla estaba sobredimensionada, además el 40% de los trabajadores tenían el 60% de la masa salarial", señala Sánchez Magallón, que no quiere criticar a la anterior ejecutiva, aunque sí reconoce que su principal objetivo como presidente es reconducir la organización hacia "conductas más idóneas". "Quiero cambiar la forma de hacer las cosas", remata.

Más noticias de Política y Sociedad