Público
Público

Chacón llega a Afganistán para repatriar el cadáver del soldado fallecido

EFE

La ministra española de Defensa, Carme Chacón, llegó hoy a la base militar de Herat, al oeste de Afganistán, para repatriar el cadáver del cabo Cristo Ancor Cabello, fallecido ayer miércoles a causa de la explosión de un artefacto cuando conducía un vehículo blindado.

Chacón se ha desplazado a Herat para rendir un último homenaje a Cabello, junto con los militares españoles destacados en esta base, antes de regresar a España con el féretro y con algunos de los cinco soldados heridos en el mismo atentado en el que murió el cabo canario.

La ministra aterrizó en Herat pasadas las 5.00 (hora española) en un avión Hércules acompañada del jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general José Julio Rodríguez, y el jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), general Fulgencio Coll.

Chacón ha sido recibida a su llegada por el jefe del mando regional oeste, el italiano Rosario Castellano, y el jefe español de la base de Herat, Francisco Molina.

La delegación partió de Torrejón de Ardoz (Madrid) en un Airbus de la Fuerza Aérea Española pocas horas después de conocerse la noticia del fallecimiento de Cabello y realizó una escala técnica en la base de Manás (Kirguizistán) para cambiar de avión.

Chacón estará en Herat apenas dos horas, puesto que emprenderá camino de regreso a la conclusión de la ceremonia fúnebre.

Una vez en España, se practicará la autopsia al cadáver de Cabello y se oficiará un funeral antes de su entierro en Las Palmas de Gran Canaria.

No se conoce todavía cuántos de los cinco soldados heridos de carácter leve volverán a España.

Un equipo médico ha viajado desde Madrid junto con la ministra y los mandos militares para atender a los heridos en el vuelo de vuelta.

La explosión tuvo lugar cuando el vehículo blindado BMR pisó un artefacto oculto en el camino cuando realizaba una patrulla de seguridad para el desmantelamiento de puestos de control ilegales en la localidad de Siah Washan, cerca de Herat.

El convoy estaba integrado por nueve blindados BMR, un PAMTAC y un camión.

Cristo Ancor Cabello murió en el hospital de Herat al que fue trasladado junto con los otros heridos sin que pudiera hacerse nada para salvarle la vida.

Cabello había ingresado en 2003 en el Ejército en la especialidad fundamental de Infantería Ligera "Soria 9".

Con su muerte se eleva a 88 el número de miembros del contingente español que han perdido la vida desde el inicio del despliegue de la misión en Afganistán en enero de 2002.