Público
Público

Chávez nacionalizará la filial de Santander el 22 de mayo

El presidente de Venezuela espera que para entonces se haya alcanzado un acuerdo

EFE

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha anunciado que el 22 de mayo "debe estarse firmando un documento global" con el acuerdo que se alcance con el Grupo Santander para la nacionalización del Banco de Venezuela, ahora del grupo español.

Una vez que el banco pase a control estatal se le dará más fuerza a Venezuela "y al desarrollo de la economía social del país", dijo Chávez en el marco de un consejo de ministros transmitido en cadena nacional obligatoria de radio y televisión en el que abordó diversos temas.

Previamente el gobernante había dado cuenta de que el ministro venezolano de Finanzas, Alí Rodríguez, estaba reunido en Caracas con representantes del Grupo Santander para cerrar el asunto.

El ministro Rodríguez, precisó Chávez, "está en una reunión con los representantes del Banco de Venezuela, cerrando el acuerdo para que pase a ser de propiedad social".

Según Rodríguez, la nacionalización de ese banco, uno de los principales del sistema financiero privado nacional, contribuirá "a la mejor configuración del sistema financiero público venezolano".

Otras de las meidas anunciadas por el Gobierno venezolano es la intervención estatal al Banco Industrial de Venezuela, del que posee el 76%.

La gubernamental Superintendencia de Bancos detectó "algunos problemas de cierta severidad" en el Banco Industrial y "se tomó la decisión de intervenirlo a puertas abiertas", declaró el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, a la emisora VTV de la red estatal de televisión.

El Banco Industrial de Venezuela "es de tal importancia que se mueve a través de él lo fundamental de las operaciones del Estado", destacó el ministro, sin detallar cifras ni explicar cuáles eran los "problemas de cierta severidad" detectados por la SUDEBAN.

La intervención "a puertas abiertas", explicó Alí Rodríguez, significa que el banco continuará normalmente sus operaciones, pero que todas ellas serán vigiladas por "una junta interventora que hará un estudio exhaustivo de todos los aspectos que tienen que ver con la situación del banco", para luego "aplicar correctivos"..

La intervención del Banco Industrial de Venezuela, del cual el Estado es el principal accionista con más del 7% de las acciones, garantiza que no se vulneren los intereses estatales ni los de los depositantes, detalló.

Rodríguez admitió que "normalmente estas situaciones tienden a producir reacciones nerviosas" y que "es probable, por no decir que es seguro", que opositores al Gobierno del presidente Hugo Chávez pretenderán alentar "corridas" de los clientes.

"Puedo garantizar, a nombre del Gobierno venezolano, que cualquier intento en tal dirección se va a estrellar" con el "completo respaldo del Estado venezolano", con el que cuenta esa institución, subrayó.

"Se va a hacer todo lo posible -prosiguió- para garantizar ya no solamente las colocaciones de los privados, sino para que (el banco) siga siendo una herramienta eficaz a los propósitos y objetivos que se ha trazado el Estado, donde el sistema financiero cumple un rol fundamental, al ser el organizador del funcionamiento del conjunto de la economía".