Público
Público

El Chelsea y Drogba se enfrentan a duras sanciones de la UEFA tras los incidentes del partido contra el Barça

Drogba se fue a por el árbitro fuera de sí y dijo: 'Es una jodida vergüenza'. Después pegó un puñetazo en la habitación del árbitro

EDUARDO ORTEGA

El Chelsea, y particularmente su delantero Didier Drogba, podrían afrontar duras sanciones disciplinarias de la UEFA después de los incidentes del partido de ayer contra el Barcelona.

Todo ocurrió tras el gol del Barça en el último minuto y las últimas protestas de los ingleses al árbitro por una última jugada polémica en el área barcelonista.

El Chelsea sacó un córner en el minuto 95 y en un remate posterior el balón tropezó con el brazo de Eto'o.

La jugada continuó y Ballack se 'comió' al árbitro, increpándole y diciéndole de todo, lo que le valió una tarjeta amarilla.

Pero lo más grave llegó tras el pitido final. El marfileño Drogba, totalmente fuera de sí, se fue a por el árbitro, y tuvo que ser parado por su entrenador, Guus Hiddink, y otras cinco personas, cuando no paraba de increpar al árbitro.

Cuando el árbitro cruzó el tunel de vestuarios, Drogba se dirigió a la cámara en inglés y dijo claramente: 'Es una vergüenza. Es una jodida vergüenza'.

Posteriormente, al parecer, el delantero 'blue' pegó un fuerte puñetazo en la pared, por fuera de la habitación del árbitro.

Por todo esto, el Chelsea y Drogba se podrían enfrentar a unas durísimas sanciones de la UEFA, que suelen ser bastante implacables en estos casos.

En el reglamento de la UEFA se especifica que criticar duramente a los árbitros como él hizo, le podría acarrear una sanción mínima de dos partidos o un periodo de tiempo.

Más noticias