Público
Público

Chucho Valdés invoca a los dioses del jazz en la clausura del Festival de Granada

EFE

El pianista cubano Chucho Valdés cerró anoche el programa principal del XVIII Festival de Jazz de Granada, con un concierto abarrotado de público en el que invocó a los dioses del jazz.

Considerado uno de los pianistas más completos del mundo, el hijo de Bebo Valdés, hermano de Caridad Valdés y padre de Leyanis cerró el festival como hace cinco años lo abrió, con éxito de público que llenó anticipadamente el teatro Isabel la Católica de Granada, según la organización.

Acompañado por su trío habitual en los últimos años -el formado por Lázaro Rivero, Juan Carlos Rojas y Yaroldy Abreu-, Valdés inició la gira de esta temporada en Granada, reservando buena parte de su espectáculo para su hermana Mayra Caridad.

El concierto comenzó y terminó invocando a los dioses del jazz, primero a Duke Ellington con la elaboración a la cubana de "Satin doll" y "Caravan", y luego con Miles Davis y su "Solar" para cerrar.

Entre medias, fueron los dioses afrocubanos, los santeros orishas, los que mandaron con sus cueros y tambores en el concierto, en el que Chucho tuvo canciones para su abuela Caridad Amaro, en concreto la pieza que interpreta en la película "Calle 54".

Su hermana, una torrencial vocalista que interpretó un "Cómo fue" a altos de niveles de dramatismo, apareció en escena para interpretar las celebraciones rumberas de los guateques del solar.

En una rueda de solos individuales, el pianista se arrimó a otro clásico, "Bésame mucho", aunque con citas con sabor a Chopín y Debussy, que con Lecuona forman su principal santoral clásico.

Las telúricas invocaciones de los chekerés lanzados en el tema "Los Güiros", con el que suele terminar, dieron paso en el bis a una cita formal con Miles Davis vía Bill Evans, a quien admira.

Más noticias