Público
Público

Cinco bancos de EEUU pagan 16.500 millones por fraude hipotecario

Deberán compensar a propietarios desahuciados irregularmente

AGENCIAS

El Departamento de Justicia de EEUU anunció ayer que cinco grandes bancos del país pagarán unos 26.000 millones de dólares (más de 19.500 millones de euros) por abusos cometidos en trámites hipotecarios tras estallar la burbuja inmobiliaria. Es el mayor acuerdo de este tipo desde el negociado en 1998 con la industria tabaquera.

Del importe total, 17.000 millones de dólares irán directamente a los clientes de las entidades, en forma principalmente de reducción de intereses, menor deuda hipotecaria y otras ayudas. Asimismo, unos 3.000 millones de dólares permitirán refinanciar las deudas con nuevos préstamos menos gravosos. Los 5.000 millones de dólares restantes se destinarán a una cuenta para compensar a los afectados.

El fiscal general, Eric Holder, anunció el acuerdo, que engloba a los bancos Ally Financial, Bank of America, Citigroup, JPMorgan y Wells Fargo. Estas entidades controlan el 55% del mercado hipotecario estadounidense, según Inside Mortgage Finance. El compromiso llega tras 16 meses de negociación y proporcionará un alivio significativo a los propietarios que corren peligro de perder sus casas, al tiempo que contribuirá a dar estabilidad al mercado inmobiliario, aún muy tocado por la crisis de 2008. "Este acuerdo refleja nuestro compromiso de garantizar la justicia para las víctimas de las prácticas hipotecarias irresponsables y abusivas", explicó Holder.

El arreglo, que busca "corregir los errores que condujeron al colapso del mercado de la vivienda", establece nuevas protecciones para los propietarios para prevenir futuros abusos. Casi dos millones de propietarios en EEUU resultaron afectados por la burbuja inmobiliaria y unos 750.000 han perdido sus viviendas desde 2008.

Las autoridades comenzaron su investigación en 2010, cuando quedaron patentes los fraudes en los trámites de ejecución de las hipotecas y de desahucio. Uno de los abusos más extendidos fue el de las "firmas robóticas": la asignación de empleados en los bancos para que estamparan rápidamente la firma sobre los trámites de ejecución sin estudiar debidamente los expedientes. En el origen de esos desahucios irregulares está el que buena parte de los préstamos concedidos antes de la crisis habían sido "empaquetados" y revendidos a grandes inversores, de manera que no quedaba ya claro quién era el titular último del crédito.

El presidente de EEUU, Barack Obama, presentó la semana pasada un plan de impulso del mercado inmobiliario que permitirá a millones de propietarios refinanciar créditos y aprovechar los tipos de interés actuales, históricamente bajos.

Más noticias de Política y Sociedad