Público
Público

Cinco muertos en una operación antiterrorista en Java

EFE

Cinco personas han muerto, entre ellas una mujer, y un policía ha resultado herido en el asalto a una casa de campo en la isla indonesia de Java por parte de la policía antiterrorista, informaron medios locales.

Uno de los terroristas abatidos durante la operación ha sido identificado por la Policía como Bagus Budi Pranoto, conocido como Urwah, y buscado por su relación con el doble atentado del pasado 17 de julio contra dos hoteles de lujo de Yakarta.

Además, aunque aún no hay confirmación oficial, entre los muertos se encuentra una joven pareja de profesores de escuela coránica cercana, que tenían alquilada la casa desde hacía cinco meses.

Según relataron algunos vecinos a medios locales, Susilo Adib y su mujer, Putri Munawaroh, no mantenían mucha relación con los vecinos, que de acuerdo a algunas versiones estaba embarazada.

Al menos cuatro furgones fúnebres se desplazaron hacia las ocho de la mañana (01.00 GMT) hasta el lugar en el que los efectivos de la brigada antiterrorista llevaron a cabo la operación, mientras decenas de efectivos mantienen acordonada la zona.

La operación policial comenzó de madrugada, cuando miembros del Destacamento 88, la unidad antiterrorista, rodearon la sencilla casa de campo en la que se ocultaban los sospechosos, situada en el barrio de Kertosari, a las afueras de la ciudad de Solo, en la región central de Java.

A raíz del asalto se desató un intenso tiroteo entre el grupo que se había atrincherado en la vivienda y las fuerzas de seguridad, y que fue seguido de al menos dos explosiones, una de ellas muy fuerte, según indicaron varios residentes.

Antes de la operación, las fuerzas de seguridad cortaron el suministro eléctrico de esta barriada del extrarradio de Solo, y considerada por la Policía como cantera potencial del terrorismo islámico y de sectas religiosas radicales.

Esta acción policial guarda ciertas semejanzas con la llevada a cabo por el pasado agosto también en la región central de Java, en la que también se asaltó una casa situada en el medio rural, y en la que murió al menos un presunto islamista.

El objetivo final de estas operaciones es capturar a Noordin Mohamed Top, presunto "cerebro" de casi todos los grandes atentados perpetrados en Indonesia en la última década, incluido el doble ataque de suicidas cometido el pasado 17 de julio en Yakarta, en el que murieron nueve personas.

El atentado contra los dos hoteles de lujo de Yakarta puso fin a cerca de cuatro años sin acciones terroristas en Indonesia, un país sacudido media docena de veces desde 2000 por el terrorismo islamista, que ha causado más de 250 muertos.

Más noticias de Política y Sociedad