Público
Público

Cirugía preventiva ACV se utiliza en exceso en adultos mayores enfermos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Kerry Grens

Una de cada cinco personas alas que se les realiza una cirugía para eliminar una obstrucciónarterial y prevenir un accidente cerebrovascular (ACV) esdemasiado grande y está muy enferma como para obtener algúnbeneficio.

"Esto no me sorprende demasiado porque percibía que noestábamos seleccionando adecuadamente a los pacientes", dijo ladoctora Jessica Wallaert, autora principal del estudio einvestigadora del Centro Médico Dartmouth-Hitchcock, en NuevaHampshire.

"Pero pienso que un 20 por ciento es extremadamente alto",agregó.

La cirugía para prevenir un ACV, conocida comoendarterectomía carótida, se utiliza para abrir una arteria delcuello y eliminar los depósitos de grasa que pueden obstruir elflujo de sangre. Se recomienda para las personas con unestrechamiento vascular y con síntomas de ACV (mareos, debilidadsúbita y confusión).

Pero en aquellas personas sin síntomas o con un ACV previo,algunos investigadores opinan que su uso sería exagerado.

Wallaert había advertido en la práctica que algunospacientes operados estaban demasiado enfermos y con pocaprobabilidad de sobrevivir muchos años más. Para determinar cuánfrecuente era eso, con su equipo reunió información de más de12.000 cirugías de pacientes asintomáticos realizadas en unos200 hospitales.

Y halló que uno de cada cinco tenía por lo menos otraenfermedad grave: un 10 por ciento tenía enfisema y otrasenfermedades pulmonares crónicas y el 10 por ciento sufría "unaenfermedad sistémica grave que amenazaba constantemente lavida".

La mitad de ese grupo moriría en cinco años, según publicael equipo en la revista Stroke.

Además, todos los pacientes con una enfermedadpotencialmente mortal eran más propensos a tener un ACV o morira los 30 días de la cirugía que aquellos sin esos trastornosgraves.

En total, una de cada 70 personas padeció esascomplicaciones al mes de la endarterectomía.

Las guías de la Academia Estadounidense de Neurologíarecomiendan que los pacientes tengan por lo menos unaexpectativa de vida de cinco años para realizarles unaendarterectomía carótida.

"El estudio refuerza ese mensaje para los cirujanos", dijoel doctor Seemant Chaturvedi, profesor de neurología y directordel Programa de ACV de la Wayne State University, en Detroit, ycoautor de las guías.

Wallaert consideró que un motivo de este uso incorrecto dela cirugía es la dificultad que tiene para los cirujanos evaluarcuánto vivirá un paciente.

Chaturvedi opinó que los médicos de atención primaria lesrecomendarían la cirugía a todos los pacientes con unestrechamiento arterial como si fuera un acto reflejo. "De modoque la pregunta es cómo detener ese tren. Pienso que una formaes consultar a un neurólogo o a un especialista en ACV", dijo elexperto.

FUENTE: Stroke, online 1 de mayo del 2012