Público
Público

La ciudad de Brisbane comprueba la magnitud de los destrozos por las riadas

EFE

El río Brisbane comenzó hoy a bajar de nivel y dejó al descubierto la magnitud de los destrozos en la ciudad del mismo nombre, en el estado australiano de Queensland, el más afectado por las graves inundaciones que han causado 15 muertos en el país.

A primera hora de la mañana, el agua se situó en la marca de los 2,5 metros, aunque se espera que a lo largo del día vuelva a subir al menos dos veces con las mareas.

Eso permitió a algunos ciudadanos volver a sus casas y tiendas para ver qué queda de ellas dentro del lodazal, que afectó a más de 26.000 edificios en la tercera mayor ciudad de Australia.

"Hay mucho dolor y mucha pena (...) calle tras calle, todos los hogares están inundadas hasta el techo", dijo la jefa del ejecutivo estatal, Anna Bligh.

A los equipos de limpieza municipales se han unido decenas de equipos de voluntarios organizados a través de grupos de vecinos o Facebook, y el ayuntamiento apeló a la solidaridad de cara a las tareas de reconstrucción.

Unas 65.000 viviendas y comercios siguen sin electricidad o agua potable, y sus residentes viajan a otros barrios para recargar las baterías y llenar las garrafas.

El alcalde de Brisbane, Campbell Newman, indicó que ahora la prioridad es reabrir las calles cortadas, mientras soldados del Ejército australiano reparten víveres por las calles de las áreas más devastadas de la urbe de dos millones de habitantes.

Mientras tanto, los equipos de rescate -ayudados por militares y voluntarios continúan buscando en el valle del río Lockyer a 55 desaparecidos tras el "tsunami interior" del lunes en Toowoomba, y esta tarde visitará la zona la primera ministra, Julia Gillard.

Las riadas dejaron 15 muertos esta semana y 26 desde las primeras lluvias en noviembre, y 2,5 millones de damnificados en la región oriental de Australia.

Más noticias de Política y Sociedad