Público
Público

Clara Rojas desalienta a jóvenes idealistas que sienten simpatía por las FARC

EFE

La ex rehén de la guerrilla colombiana Clara Rojas se mostró preocupada por la simpatía que algunos jóvenes latinoamericanos sienten hacia las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), algo que a su juicio obedece a una falta de información.

"Quizás sean jóvenes ingenuos que no han tenido la suficiente información sobre este grupo armado, sin justificarlos, claro", indicó Rojas en una entrevista el jueves con Efe en México.

"Las FARC no son unas peritas en dulce, el tema del secuestro es grave. Yo les pediría (a los jóvenes) que se informen bien antes de tomar una decisión o incluso de aceptar una invitación a visitar un campamento de un grupo armado", declaró Rojas.

Ellos deben saber "que sus vidas corren riesgo" y que corren riesgo de convertirse en "copartícipes" de las actividades de un grupo que está al margen de la ley, "y eso es un delito".

"Yo les diría (a los jóvenes latinoamericanos) 'infórmense mejor', realmente esta gente (las FARC) ha hecho mucho daño, como demuestra el enorme número de personas que hemos sido secuestradas y hemos padecido el problema de la violencia", agregó.

"El que yo plantee el perdón no significa que acepte las conductas de ellos (las FARC); de hecho, las desapruebo", recalcó.

El año pasado cinco universitarios mexicanos se encontraban entre los miembros de un campamento de las FARC situado en Ecuador que fue atacado por el Ejército colombiano.

En el ataque murieron 26 personas, entre ellas cuatro estudiantes mexicanos y "Raúl Reyes", el portavoz internacional y 'número dos' del grupo guerrillero.

La ex candidata a la vicepresidencia de Colombia, que estuvo secuestrada por las FARC de 2002 a 2008, se encuentra estos días en México para promocionar su libro "Cautiva", en el que relata sus vivencias durante esos años.

Rojas dice que se encuentra "en condiciones bastante aceptables", a diferencia de otros liberados de la guerrilla que no se han adaptado a la vida normal tras años de secuestro, y con ademanes serenos confiesa que es "feliz".

Asegura que su libro, que presentó el pasado 14 de abril en Bogotá, está dedicado a la generación de su hijo Emmanuel, cuyo nacimiento marcó el momento más dramático de su cautiverio en la selva colombiana, pero al mismo tiempo el más feliz.

"Muchos jóvenes, sobre todo en Colombia, vivieron este secuestro de manera muy cercana, y a mí me parecía importante compartir mis sentimientos con ellos".

Convertida en el símbolo del amor y el cautiverio, Rojas ha descubierto el placer de la escritura, y confesó que le gustaría seguir escribiendo, aunque todavía no sabe de qué.

La autora de "Cautiva" -obra que está a punto de publicarse en inglés, holandés e italiano- disfruta de su papel como madre de un niño de cinco años que no entiende porqué se ha hecho famoso.

Reacia a hablar de su compañera de cautiverio y ex candidata presidencial Ingrid Betancourt -de quien está distanciada- Rojas trabaja actualmente para conseguir la liberación de las personas que aún siguen cautivas, no solo por motivos políticos, sino también por razones económicas como la extorsión.

Laura González de Artaza

Más noticias de Política y Sociedad