Público
Público

Clooney contra Eastwood

La mayoría de las estrellas de Hollywood, tradicionalmente demócrata, apoya a Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

George Clooney contra Clint Eastwood. En estos términos podría trasladarse la campaña electoral estadounidense al terreno cinematográfico. Ninguno de los dos se presenta como candidato a ocupar el Despacho Oval durante los próximos cuatro años, pero ambos han sido protagonistas de las campañas de Barack Obama y Mitt Romney, respectivamente.

Declarado demócrata, Clooney ha sido uno de los principales valedores del actual presidente a la hora de recaudar fondos. Las cifras hablan de hasta 15 millones de dólares por una cena y una rifa organizadas hace unos meses con ese fin. Mientras, el veterano Clint Eastwood, que llegó a ser durante un año alcalde de Carmel, protagonizó uno de los momentos más mediáticos cuando salió al escenario en la Convención Republicana y se marcó un monólogo hablándole a una silla vacía como si Obama estuviese en ella.

Ellos son dos de las cabezas más visibles de una campaña que se resolverá el martes 6 de noviembre en las urnas. La lista de personalidades del mundo del cine que han mostrado su apoyo a Obama es, con diferencia, más extensa que la del candidato republicano. Según la CNN, Steven Spielberg, Leonardo DiCaprio, Scarlett Johansson, Salma Hayek, J.J. Abrams y Eva Longoria (esta última especialmente activa durante la campaña) son solo algunos de los nombres que engrosan la retahíla de seguidores cinematográficos de Obama. Al otro lado, el republicano, veteranos como John Voight, Jerry Bruckheimer y Chuck Norris se decantan por la alternativa de Romney.

Contar con más o menos apoyos en Hollywood no es solo una cuestión de imagen. Para empezar, son votos. Los propios y los que puedan arrastrar con ellos. También supone financiación. Algo muy importante en un país donde los partidos políticos tienen una potente fuente de ingresos en las donaciones. La ley permite que un ciudadano de a pie done hasta 2.500 dólares. Algunos actores como DiCaprio han dado esa cantidad, mientras otros como Clooney o Longoria (que organizó una velada recaudatoria en la casa de Antonio Banderas y Melanie Griffith) se han implicado a mayor escala.

Por su parte, el discurso de Eastwood al invisible Obama no ha sido su única contribución a la carrera de Romney hacia la Casa Blanca. El director de Million Dollar Baby también le pone voz a uno de los anuncios de la campaña republicana en un tono mucho más pausado y calmado que el de Samuel L. Jackson, quien no duda en recurrir a palabras mal sonantes para llamar la atención de los votantes en su vídeo recaudatorio Wake The Fuck Up para el lado demócrata. Dos estilos diferentes que buscan un mismo objetivo, movilizar el voto para su candidato predilecto.

Una de las grandes ausentes en esta última campaña ha sido Susan Sarandon. La protagonista de Telma y Louise, tan activa en la elección de Barack Obama, se ha mantenido en un discreto segundo plano en esta ocasión. Preguntada al respecto, aseguró que había llegado a un punto en el que se sentía poco involucrada y reconocía que el ahora presidente había desilusionado a muchos aunque ella no dejaría de ir a votar.

Aaron Sorkin, demócrata confeso, lo explicó muy bien a lo largo de las siete temporadas que duró su serie insignia, El Ala Oeste de la Casa Blanca. Abbey Bartlet (Stockard Channing) tenía su propio gabinete y era una figura política en sí misma más allá de ser la esposa de Josiah Bartlet (Martin Sheen). Igual que en el mundo real lo es Michelle Obama.

La mujer del presidente, abogada, tiene voz propia y ha ido ganando presencia con el paso de los años hasta convertirse en una de las mejores aliadas de su marido. En la Convención Demócrata que nombró a Barack Obama candidato a la reelección impresionó con su seguridad en la tarima y con el discurso remarcando la faceta humana del político. Además, en estos cuatro años ha sido una primera dama muy activa, llevando a cabo proyectos de todo tipo.

Su contrincante es Ann Romney, una ama de casa madre de cinco hijos que se presenta como el mejor apoyo a su marido y una mujer de una gran fortaleza. Ha superado un cáncer de mama y padece esclerosis múltiple. Michelle Obama representa el estereotipo de mujer independiente que escapa de la sombra de su marido frente a la imagen de mujer tradicional y fuerte apoyo para su esposo de Ann Romney.

Ese ha sido el lema de un vídeo producido por Leonardo DiCaprio y Tobey Maguire con el objetivo de movilizar a la gente para que el próximo martes no deje de ejercer su derecho al voto y se implique en la política del país. Con caras tan conocidas como Ellen DeGeneres, Selena Gomez, Zac Effron, Joseph Gordon-Levitt y los propios DiCaprio y Maguire, el vídeo recoge una gran cantidad de cosas absurdas por las que se podrían votar. Por ejemplo, que los fines de semanas tengan cuatro días, como propone Benicio del Toro en español.

Estas celebrities captan la atención del espectador/internauta con una enumeración de absurdos y simpáticos motivos para después pasar a enumerar lo que de verdad está en juego en unas elecciones: sanidad, educación, cultura, economía... Eso sí, sin pedir el voto para demócratas o republicanos. Simplemente, votar. La campaña, que nació en Facebook, se llama Vote4Stuff y pedía a los internautas que participasen enviando sus razones para votar.

Más noticias en Política y Sociedad