Público
Público

La CNMV autoriza la puesta en marcha del mercado alternativo para las pymes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha dado el visto bueno a la puesta en marcha, en las próximas semanas, de un segmento especializado para pequeñas y medianas empresas dentro del Mercado Alternativo Bursátil (MAB), informó hoy Bolsas y Mercados Españoles (BME).

De este modo, según BME, se incorporan al mercado español, en el que ya cotizan sociedades de inversión de capital variable (SICAV) y entidades de capital riesgo, las empresas en expansión o pymes.

En este mercado alternativo para pymes, similar al Alternative Investment Market (AIM) británico o al Alternext francés, podrían participar más de 5.300 empresas españolas, que representan el 99 por ciento del tejido empresarial español y aportan el 65 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Según BME, con esta iniciativa se pretende poner a disposición de las pymes un lugar regulado específicamente para ellas con costes adecuados a su tamaño.

Así, el mercado se extiende hasta aquellas compañías que hasta ahora no se habían planteado cotizar en Bolsa debido a "las característica y procedimiento exigidos para ello".

Al cotizar en el MAB, las empresas dispondrán de un acceso al capital para el desarrollo de nuevos proyectos empresariales, obtendrán una valoración objetiva, podrán ampliar su base accionarial, facilitarán la salida de los inversores actuales y contarán con un nuevo mecanismo para favorecer la liquidez de sus acciones.

Para incorporarse a este nuevo mercado, las candidatas tendrán que tener el capital totalmente desembolsado, no superar los 6,5 millones de euros de fondos propios, sus acciones ser libremente transmisibles, tendrán que presentar sus cuentas auditadas con normas internacionales NIIF y su "free-float" (capital flotante) deberá superar los dos millones de euros.

La integración al mercado podrá hacerse tanto mediante ofertas publicas de venta o suscripción o por medio de "listing" y las compañías deberán designar a un "asesor registrado" que será el encargado de comprobar que cumple los requisitos.

La figura del asesor registrado será determinante para el buen funcionamiento de este segmento, ya que deberá tener la experiencia y los medios adecuados para desarrollar su trabajo, así como certificar la información que aporten las empresas y hacer cumplir la normativa.