Público
Público

La coalición Syriza rechaza el memorándum de austeridad de la UE para Grecia

EFE

La Coalición de la Izquierda Radical (Syriza), segunda fuerza política griega y encargada de formar gobierno, rechazó hoy el memorándum de medidas de austeridad impuesto por la UE y sostenido por conservadores y socialdemócratas y pidió que el sistema bancario esté "bajo control del Estado".

"El veredicto de las urnas convierte en nulo el memorándum", aseguró en el Parlamento Alexis Tsipras, líder de Syriza, poco antes de comenzar la ronda de contactos para formar gobierno.

"Los ciudadanos castigaron las bárbaras políticas del memorándum. No fue un voto de rabia, sino un voto profundamente político", añadió en declaraciones al canal público NET el dirigente de Syriza, segunda fuerza política tras las elecciones generales del domingo en Grecia.

Tsipras logró hoy en su ronda de contactos con los líderes políticos asegurarse el apoyo de Izquierda Democrática (Dimar), sexta fuerza parlamentaria con 19 escaños y que es una escisión moderada de Syriza.

El apoyo de Dimar, condicionado a la pertenencia de Grecia a la eurozona y la UE, es claramente insuficiente para formar gobierno, dada la división de los partidos de izquierda contrarios a las políticas de austeridad.

El líder de Syriza exigió que si el líder conservador griego Andonis Samarás y el socialdemócrata Evangelos Venizelos, quienes enviaron sendas misivas a Bruselas comprometiéndose a respetar el memorándum, consideran ahora que se puede modificar deberían "mandar nuevas cartas anulando estas garantías."

"Que dejen de pedirnos un gobierno que aplicará el memorándum. Un gobierno así no sería un gobierno de salvación nacional, sino un gobierno de salvación del memorándum", afirmó en referencia a las presiones de líderes europeos y representantes del Fondo Monetario Internacional exigiendo que las nuevas autoridades griegas se atengan a lo pactado.

Tsipras también anunció los puntos de su programa para formar un ejecutivo de coalición, que pasan por la "cancelación" de toda medida del memorándum y de las leyes "vergonzosas" que reducen los salarios y pensiones y que "aniquilan los derechos laborales".

Además, exige que se ponga "bajo control del Estado" el sistema bancario griego.

No obstante, no especifica si se trata de eventuales nacionalizaciones o simplemente de reforzar el control sobre el funcionamiento.

También pide que una comisión internacional audite la deuda soberana griega para averiguar qué parte de ella es ilegítima -y por tanto puede no abonarse, según las normativas internacionales- e, igualmente, solicitar una moratoria de pago sobre el resto.

Finalmente, desea medidas que "profundicen" la democracia, como la eliminación del premio electoral de 50 escaños al partido más votado, en este caso los conservadores, que con sólo un 2 % más de sufragios que Syriza han conseguido 56 asientos más.

Más noticias de Política y Sociedad