Público
Público

Colombia agradece el avión de Francia y confía en que las FARC liberen a Íngrid Betancourt

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Colombia agradeció hoy al Ejecutivo francés la disposición de un avión medicalizado para recibir a Íngrid Betancourt, secuestrada por la guerrilla de las FARC en 2002, quien se encuentra en grave estado de salud, y confió en que se dé pronto esa liberación.

El Ejecutivo colombiano reforzó en las últimas horas sus ofertas para los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberen a los rehenes y se entreguen a las autoridades, entre ellas la posibilidad de ser enviados a Francia, al tiempo que confió en que a los guerrilleros "se les ablande el corazón".

El ministro el Interior y Justicia de Colombia, Carlos Holguín Sardi, declaró que la "cooperación internacional en esa labor humanitaria tiene que ser bienvenida".

"Ojalá se tomen todas las previsiones para el eventual caso de que a las FARC se les ablande el corazón y entiendan hacer un gesto de humanidad con una persona que esta en esas condiciones y ojalá con todos los que estén en condiciones delicadas de salud", manifestó Holguín Sardi.

El ministro hizo las declaraciones en referencia a un avión medicalizado que Francia envió el pasado viernes a la Guayana Francesa para atender una eventual liberación de la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, el cual volvió hoy al territorio metropolitano francés.

Un portavoz del presidente francés, Nicolas Sarkozy, explicó sobre el retorno del Falcon 900, que por razones internas de funcionamiento "no puede permanecer de forma eterna" en la Guayana Francesa.

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, insistió el sábado en que los guerrilleros que entreguen a los secuestrados se beneficiarán de un fondo de recompensas de 100 millones de dólares, y habló por primera vez de la posibilidad de que esos insurgentes sean recibidos por Francia.

El mandatario hizo esa revelación en una visita al departamento del Guaviare (sur), en el que se presume que están varias personas secuestradas por las FARC.

Allí fueron liberadas en enero pasado la ex candidata a vicepresidente Clara Rojas y la ex congresista Consuelo González de Perdomo; y en febrero los ex parlamentarios Jorge Eduardo Gécem Turbay, Orlando Beltrán Cuéllar, Luis Eladio Pérez y Gloria Polanco de Lozada.

Esta semana comenzaron a aumentar las voces que piden en Colombia y otros países la liberación de la colombo-francesa Íngrid Betancourt ante los rumores de que su salud es cada vez más precaria, como ella misma afirmó en una carta a su familia confiscada en diciembre pasado a unos "correos humanos" de las FARC.

Además, el liberado Luis Eladio Pérez, que estuvo con ella en cautiverio, corroboró el mal estado de salud de la ex candidata.

Versiones de testigos aseguraron que la dirigente política fue vista en febrero pasado en un dispensario de un centro médico del Guaviare, donde los médicos la declararon bajo "pronóstico reservado".

Según esas fuentes, citadas por el diario bogotano El Tiempo, una mujer que puede ser Íngrid Betancourt fue llevada el 21 de febrero en muy mal estado a un dispensario de El Capricho (Guaviare).

Estaba cubierta por un impermeable verde y demasiado flaca y pálida y la llevaban dos guerrilleros "para que no se desvaneciera".

A esa mujer al parecer le diagnosticaron hepatitis B, leishmaniasis y paludismo, tal como afirmaron hace tres días dignatarios de la Iglesia católica y el Defensor del Pueblo, Vólmar Pérez.

Las FARC tienen secuestradas a más de 700 personas, de acuerdo con fuentes oficiales, aunque la atención se centra en el grupo formado ahora por 40 personas -entre ellas Betancourt- que las FARC consideran "canjeables", es decir, que pueden intercambiar por 500 guerrilleros presos.

El jueves el Gobierno colombiano anunció un decreto que otorga facilidades jurídicas a los guerrilleros de las FARC que se entreguen con la condición de que liberen a los secuestrados, pero el grupo insurgente aún no ha respondido a la oferta.

Otros secuestrados que padecen problemas de salud son el ex congresista Óscar Tulio Lizcano, el político colombiano que más tiempo lleva cautivo.

El grupo lo forman además policías y soldados secuestrados en los últimos diez años y los contratistas estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, cautivos desde 2003.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que en enero y febrero facilitó la liberación de los seis políticos gracias a gestiones del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo que está preparado para recibir y atender a la ex candidata presidencial y a otros rehenes enfermos.