Público
Público

Colombia declara más de 27.000 desaparecidos entre 1988 y2003

Reuters

Más de 27.000 personas fueron desaparecidas y posteriormente asesinadas por grupos armados ilegales en Colombia entre 1988 y el 2003, en medio del conflicto interno que se registra en el país sudamericano, informó el lunes un responsable de la Fiscalía General.

El jefe de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía, Luis González, dijo que la cifra de 27.384 personas desaparecidas forzosamente y asesinadas fue determinada durante tres años de recorridos por el país en jornadas de recepción de denuncias, muchas admitidas por guerrilleros y paramilitares.

La cifra supera ampliamente las más de 3.000 denuncias de desapariciones en Chile durante la dictadura militar y se acerca a los 30.000 casos de personas que fueron secuestradas, torturadas y asesinadas en Argentina durante su última dictadura, según denuncias de organismos de derechos humanos.

Sin embargo, en el caso de Argentina una comisión independiente sólo confirmó unos 11.000 casos.

"Aún no nos acercamos a esa meta que tenemos de encontrar, un registro cercano al real, yo creo que vamos en un camino que no sabemos cuál es el final", expresó González en declaraciones a Caracol radio.

El responsable reveló que la mayoría de casos, cerca de un 75 por ciento, es atribuido por las familias de las víctimas a los escuadrones paramilitares de ultraderecha y los demás a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

González reconoció que unos 2.300 casos de denuncias de desapariciones forzadas recibidas por la Fiscalía fueron admitidas por antiguos combatientes de los paramilitares y de la guerrilla.

Como ejemplo puso el de Hernán Giraldo, uno de los jefes paramilitares extraditados a Estados Unidos, quien confesó que sus hombres desaparecieron y asesinaron a 170 personas en el departamento del Magdalena, en el norte de Colombia, y que las víctimas fueron ubicadas, exhumadas y devueltas a sus familias.

González admitió la necesidad de escuchar los testimonios de los jefes paramilitares extraditados a Estados Unidos y dijo que aún "tienen varias verdades por decir" en relación con las desapariciones.

De acuerdo con responsables judiciales de Colombia, los integrantes de grupos armados que no confiesen las desapariciones forzadas y los asesinatos podrían ser investigados y castigados por la Corte Penal Internacional a partir del primero de noviembre próximo, cuando vence una prórroga de siete años que pidió el país al tribunal.

El responsable sostuvo que la mayoría de personas desaparecidas y asesinadas en Colombia eran humildes campesinos dedicados a actividades de agricultura, ganadería o comercio.

Finalmente González dijo que los departamentos de Antioquia, Córdoba, Casanare, Putumayo, Santander y Magdalena, son las zonas de Colombia en donde más se han registrados desapariciones forzadas, delito considerado de lesa humanidad por el Derecho Internacional Humanitario.

Más noticias de Política y Sociedad