Público
Público

Comienza el juicio por un atropello múltiple en una discoteca de Huesca

EFE

El juicio contra Víctor Manuel Gómez Rivero, el joven de 25 años que en julio de 2007 arrolló con el turismo que conducía a un grupo de personas frente a la discoteca Manhattan de Huesca, dos de las cuales fallecieron y ocho resultaron heridas, varias muy graves, se ha iniciado en torno a las 11:00 horas en la Audiencia Provincial.

El joven, que se enfrenta a penas que suman veinte años de cárcel por dos delitos de homicidio intencionado y ocho de lesiones, llegó sobre las 09:15 horas la Audiencia, donde fue recibido con gritos de asesino por un familiar de las víctimas.

Antes de comenzar la vista, unos minutos después de lo previsto, los letrados que representan a las víctimas se han reunido con los representantes de la aseguradora para tratar de alcanzar acuerdos sobre las indemnizaciones, que podrían superar, en total, el millón de euros.

Algunas de las víctimas ya han llegado a acuerdos extrajudiciales con los representantes legales de la aseguradora y se han retirado de la causa penal.

El abogado del acusado, Javier Notivoli, ha declarado a los medios de comunicación que su cliente, encarcelado desde que ocurrieron los hechos, el 28 de julio de 2007, es culpable de haber provocado el accidente pero no es responsable de los delitos de homicidio intencionado que se le imputan, sino de una imprudencia grave fruto de una situación casual.

Al juicio, que se prolongará durante cuatro días, han acudido algunos familiares de las víctimas con fotos de sus parientes y uno de ellos con una camiseta con el texto: "Voces contra el olvido".

Ayer, domingo, en la plaza Navarra de la capital oscense, los familiares de las víctimas secundaron una concentración para pedir justicia y para que hechos como éste no se repitan.

El Fiscal pide para el joven acusado, con cuya declaración comienza la vista, unos 600.000 euros en indemnizaciones, 20 años de cárcel por dos delitos de homicidio y siete de lesiones y una falta de lesiones, además de la pena de privación del permiso de conducir vehículos a motor y ciclomotores por diez años.

Los hechos ocurrieron cuando el acusado se dirigió con su vehículo a la discoteca Manhattan, sobre las 06:30 horas del citado día, después de estar en varios locales y haber consumido bebidas alcohólicas y cierta cantidad de MDMA, sustancia estupefaciente que había "mermado sus reflejos", sostiene el ministerio público.

Al acercarse a la discoteca, situada en la Ronda Industria de Huesca, aceleró hasta alcanzar los 110 kilómetros por hora, una velocidad que excedía los 40 kilómetros por hora permitidos en ese tramo, y perder el control del vehículo precipitándose contra un grupo de personas que estaban junto a la puerta de la discoteca.

Provocó la muerte de Ángel Javier Pérez, de 40 años, y de Benito Joaquín Rios, de 27, y heridas graves a José Antonio Rodríguez Zamora, de 31, a quien se le amputaron las dos piernas, Francisco Carruesco Jiménez, de 36, con graves lesiones neurológicas, y Miguel Pascual Leris Mañas, de 28 años, con fracturas en sus extremidades.

También resultaron heridos Santiago Mainer Ferrer, de 21 años, y Fernando Omiste Martínez, de 44, con fracturas en sus piernas, y Francisco Javier Alós Bureta, de 38, y María del Mar Fumanal Rey, de 34, quienes sufrieron lesiones leves.

Más noticias de Política y Sociedad