Público
Público

Comienza el paro en Renfe contra el traspaso de Cercanías

Los sindicatos rechazan que la Generalitat pueda cambiar de operador en 2012

DAVID MARTÍNEZ

El tren dejará parados hoy y mañana a miles de ciudadanos. Los retrasos e incidencias darán la nota en Renfe por la protesta sindical contra el traspaso de la red de Cercanías a Catalunya.

"No estamos en contra del traspaso, sino de que en el futuro la Generalitat pueda trocear Renfe para que sea otro operador el que ofrezca el servicio", explica José Bravo, responsable ferroviario en UGT. La transferencia, suscrita entre el Ministerio de Fomento y la Generalitat, prevé que la Administración catalana pueda quedarse con los activos de Renfe Operadora y elegir a otro operador para que preste el servicio. "Sentimos las molestias de los dos días de paro, pero nos jugamos el futuro de Renfe Operadora y la mejora de un servicio que debe modernizarse. Pero la solución no es trocearla", prosigue Bravo.

Propiedad de la Generalitat

El servicio de Cercanías de Barcelona lo integran 1.100 empleados, además de otros 400 de talleres. El traspaso se hará por fases. A partir de 2010, la Generalitat asumirá la gestión, con lo que podrá dictar frecuencias y nombrar directivos. En esta fase y hasta 2011, el servicio lo seguirá prestando Renfe, según el Contrato-Programa vigente.

A partir de ese año, la Generalitat tiene dos opciones: renovar el contrato con Renfe o romper la relación. En este segundo caso, tanto la plantilla como los medios materiales pasarían a ser propiedad de la Generalitat que, mediante concurso, adjudicaría de nuevo el servicio en 2012. Es esta posibilidad a la que se oponen los sindicatos, pese a que las administraciones han prometido mantener todos los derechos laborales.

El secretario general del comité de Renfe Operadora, Juan Jesús García, exige que los traspasos se realicen con "garantías para la cohesión" de la empresa y sus trabajadores.

Por su parte, la Generalitat guarda un prudente silencio. Su objetivo es tener las manos libres para poder negociar con Renfe, ya que a partir de 2011 será la responsable ante los ciudadanos del servicio. Y, para ello, la estrategia pasa por no descartar ninguna opción.

 

Más noticias de Política y Sociedad