Público
Público

Un comité recomienda a Francia prohibir el 'burka'

Reuters

La Asamblea Nacional de Francia debería aprobar una resolución en la que se denuncie el velo musulmán que tapa completamente el rostro y luego votar la ley más estricta posible para impedir que las mujeres los lleven, propuso el martes una comisión parlamentaria.

Al presentar las conclusiones tras seis meses de audiencias, el comité también sugirió que se impida a las mujeres conseguir visados o la ciudadanía francesa si insisten en taparse la cara.

Sin embargo, no pudo acordar si optar por una prohibición absoluta del burka o el nikab, o restringir esa opción a los edificios públicos porque algunos miembros pensaban que la prohibición total sería inconstitucional.

"El velo completo representa de forma extraordinaria todo lo que Francia rechaza de forma espontánea", dijo el presidente de la Asamblea Nacional, Bernard Accoyer, cuando la comisión publicaba su evaluación.

"Es un símbolo de la subyugación de la mujer y la bandera del fundamentalismo extremista", añadió.

Aunque no defendía los velos totales, los líderes de los cinco millones de musulmanes de Francia dicen que la prohibición total sería excesiva dado que se estima que menos de 2.000 mujeres los llevan.

Jamel Debbouze, un popular cómico nacido en París pero de origen marroquí, condenó el plan y lo consideró xenófogo.

"La gente que sigue ese camino es racista", dijo a la radio francesa.

El tema del velo se ha vinculado con otro debate controvertido sobre la identidad nacional que el Gobierno lanzó sólo meses antes de las elecciones regionales de marzo. "Este debate es estéril y peligrosamente electoralista", dijo Debbouze.

Los defensores de la prohibición dicen que los funcionarios necesitan una ley que les permita rechazar a las mujeres plenamente cubiertas que no pueden ser identificadas cuando acuden a servicios municipales como la atención médica, el apoyo infantil o el transporte público.

"GURÚS DEL FUNDAMENTALISMO"

Andre Gerin, diputado comunista de Lyon que dirigió la Comisión, dijo que la prohibición total ayudaría a combatir a los que llamó "gurús del fundamentalismo", que, dijo, estaban expandiendo el fundamentalismo islámico y forzando a las mujeres a ir cubiertas.

Añadió que Francia necesitaba un "Islam compatible con la República" y sus valores de laicismo e igualdad sexual.

Eric Raoult, diputado conservador y vicepresidente de la Comisión, dijo que una resolución que denuncie los velos totales debería encontrar un gran apoyo en el Parlamento, pero añadió que la ley debería ser redactada con cuidado para asegurarse de que no es rechazada.

"No habría nada peor que proclamar algo y ver luego que es anulado por el Consejo Constitucional", añadió.

La comisión presentó un borrador para denunciar los velos totales, examinar la base legal para una prohibición y calificar los velos como una práctica religiosa radical que es contraria a los valores franceses y los términos para rechazar las solicitudes de ciudadanía.

El texto señaló que el Estado debería estudiar las motivaciones de las mujeres veladas, hacer más para combatir la violencia contra las mujeres y enseñar más sobre la igualdad sexual en los colegios.

Accoyer dijo que el Parlamento no tendría tiempo para elaborar una ley sólida y aprobarla antes de los comicios regionales de marzo.

La Comisión Islámica de Derechos Humanos, en Londres, emitió un comunicado calificando el texto de la comisión como "la última de una serie de políticas y leyes racistas que van contra los musulmanes, y en particular contra las mujeres musulmanas", y dijo que "simplemente legitimaría más actos de racismo y de discriminación".

Más noticias de Política y Sociedad