Público
Público

Es "común" que los desfibriladores emitan descargas inapropiadas

Reuters

Por Lynne Peeples

Los desfibriladorescardioversores implantables (DCI) comúnmente emiten descargasinadecuadas, alertaron investigadores holandeses.

Los expertos hallaron, tras cinco años de análisis, que másde uno de cada seis pacientes experimentaba esas descargasfallidas.

Y aunque las personas cuyos DCI fallaban corrían mayorriesgo de mortalidad durante el estudio, esto no probó que elmal funcionamiento del dispositivo provoque la muerte a lospacientes, según los investigadores, que recibieron para suestudio financiación de empresas que fabrican estos aparatos.

Una descarga emitida en ausencia de problemas que larequieran es un "episodio devastador para los pacientes y susfamiliares", dijo a Reuters Health el doctor Martin J. Schalij,del Centro Médico de la Universidad de Leiden.

"No sólo es doloroso, sino que además aparece de maneracompletamente inesperada. Además, en algunos ensayos, laterapia inapropiada está asociada con una mayor mortalidad",dijo el científico.

Schalij y colegas estudiaron a más de 1.500 pacientes quese habían colocado un DCI en su centro médico entre 1996 y el2006.

Los investigadores hallaron que el 13 por ciento de suspacientes experimentaron al menos una descarga fallida duranteun promedio de 3,5 años. El riesgo trepaba a medida que elestudio avanzaba, desde el 7 por ciento de los pacientes luegodel primer año hasta el 18 por ciento después de cinco años.

El equipo calculó que con una descarga inadecuada, elriesgo del paciente de morir en el estudio trepaba un 60 porciento. Con cinco choques incorrectos, el peligro era casi elcuádruple.

En general, el 19 por ciento de los pacientes falleciódurante el curso de la investigación.

Los antecedentes de fibrilación atrial duplicaban lasposibilidades de un paciente de experimentar una descargainapropiada. Los menores de 70 años también corrían más riesgoque los pacientes mayores.

No se registraron diferencias importantes en las tasas dedescargas inadecuadas entre las diversas marcas de DCI usadaspor los participantes.

Los investigadores hallaron, sin embargo, algunasdiferencias inesperadas. A pesar de las mejoras recientes en latecnología de DCI, los pacientes a los que se había implantadoel dispositivo entre mayo del 2004 y el 2006 corrían más riesgode descargas erróneas que aquellos que lo recibieron antes.

Este hallazgo sorprendente se explicaría, según losautores, por la constante evolución de las guías para lacolocación de DCI que harían que en los últimos años cada vezpacientes más críticamente enfermos los reciban.

Dado que el diagnóstico errado de una arritmia en elpaciente fue la principal causa de la equivocación en lasdescargas, mejorar la capacidad de los DCI de discriminar entrelas falsas alarmas y los problemas serios es clave, concluyeronlos investigadores.

FUENTE: Journal of the American College of Cardiology,online 24 de enero del 2011

Más noticias de Política y Sociedad