Público
Público

Condenan a muerte a diez rebeldes en Darfur por un intento de Golpe de Estado en 2008

Pertenecen al MJI, que se enfrentan al Gobierno desde hace seis años por la mala situación que existe en la zona

PÚBLICO.ES/EFE

Diez miembros del grupo rebelde sudanés de Darfur Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI) han sido sentenciados hoy a muerte acusados de participar en un intento de golpe de Estado en mayo de 2008.

El presidente del tribunal que los ha juzgado, Muatasem Taj al Sir, ha asegurado que los sentenciados también han sido encontrados culpables de intentar minar la Constitución del país y desestabilizar el orden público.

El pasado 9 de mayo milicianos del MJI lanzaron un ataque contra la localidad de Omdurman, la ciudad gemela de Jartum, que fue repelido por las fuerzas de seguridad sudanesas.

Esta sentencia coincide con el aumento de las tensiones entre el Gobierno y este grupo rebelde de Darfur, que rompieron los contactos que habían comenzado el pasado febrero con la mediación de Qatar después de que el presidente sudanés, Omar Hasan al Bachir, decidiera expulsar a 13 ONG. Al Bachir tomó esta medida en represalia por la orden de detención emitida el pasado 4 de marzo por la Corte Penal Internacional contra él por supuestos crímenes de guerra y de lesa humanidad .

El MJI decidió entonces suspender las conversaciones de paz hasta que Al Bachir permitiera el regreso de estas organizaciones humanitarias.

Desde el pasado julio, 50 miembros de este grupo han sido condenados a morir en la horca por participar en la ofensiva insurgente contra Omdurman, en la que murieron al menos 255 rebeldes y 77 efectivos de las fuerzas de seguridad, según datos del Ministerio de Interior.

Entre los 50 sentenciados figura el responsable de los servicios secretos del MJI, Abdulaziz Nur Ochar, hermanastro del líder de esa organización rebelde, Jalil Ibrahim, así como varios de sus más cercanos ayudantes.

El MJI se alzó en armas contra el Gobierno central de Jartum hace seis años, junto a otras milicias, en la región de Darfur, en el oeste de Sudán, en protesta por la pobreza y marginación que afecta a esa zona.

Este conflicto armado ha causado la muerte de alrededor de 300.000 personas y el desplazamiento de cerca de dos millones y medio de personas.

Más noticias de Política y Sociedad