Público
Público

El Congreso empuja a la UE a avanzar hacia los eurobonos

Todos los grupos de la Cámara, salvo la izquierda minoritaria, suscriben instar al Gobierno a que impulse fórmulas para 'mutualizar' la deuda soberana de los países de la eurozona

El debate de los eurobonos ya ha frecuentado en más ocasiones el Congreso. Inevitable, claro. No hay más que asomar la vista al negro, negrísimo panorama de la UE, donde las primas de riesgo de los países periféricos, animadas por el contagio griego y la parálisis política, no dejan de escalar día tras día, sin que nada ni nadie consiga frenarlas. La Cámara ya se pronunció, de hecho, dos meses exactos antes de las elecciones generales que le dieron el triunfo rotundo al PP. Aquel 20 de septiembre, la iniciativa del PSOE de impulso a los eurobonos fue respaldada por toda la Cámara. Sólo el PP, reservón, se abstuvo, alineándose así con las tesis de una Alemania que siempre ha renegado de todo mecanismo de mutualización de la deuda como si fuese belcebú.

En las últimas semanas, con el debate más vivo que nunca, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, daba una larga cambiada y decía que los eurobonos no eran la máxima urgencia, que él quería que Europa tomara soluciones rápidas, 'en 24 horas', para garantizar la sostenibilidad de las deudas soberanas.

Pero este martes el Congreso ha dado un pequeño paso hacia un mayor consenso. Todos los grupos de la Cámara –a excepción de Izquierda Plural, ERC, BNG y Amaiur– han apoyado instar al Gobierno 'a continuar emprendiendo cuantas actuaciones sean necesarias para tender hacia una mayor integración económica y política' para 'ir avanzando en el estudio de fórmulas que, en un futuro, pudieran plantear como objetivo la mutualización de la deuda pública' de los países de la eurozona. Además, se acuerda defender los intereses de España ante Europa, 'en todos los foros y ante todas las instituciones, con una misma estrategia y una sola voz'.

Es la primera vez que PSOE, PP y nacionalistas pactan impulsar los eurobonos

La redacción es tal vez alambicada, pero en el fondo tiene fácil resumen: se pide al Ejecutivo que siga presionando a la UE para que se decida a crear un mecanismo que permita 'mutualizar' las deudas soberanas. Y uno de esos instrumentos es el el de los eurobonos –palabra desaparecida en el texto pactado–, la emisión de títulos de deuda respaldados por toda la eurozona como potente muro de contención frente a los ataques de los especuladores a los Estados más frágiles. La importancia del consenso alcanzado esta tarde radica en que, por primera vez, los dos partidos mayoritarios y las fuerzas nacionalistas piden a la vez que se avance hacia los eurobonos.

Al comienzo del pleno, el acuerdo no estaba tan claro. La iniciativa había partido del PSOE, que en su proposición no de ley sí insistía en que 'cuanto antes pueda entrar en vigor un sistema de eurobonos compatible con la situación económica y financiera'. Durante su intervención en la tribuna, el exministro de Trabajo Valeriano Gómez dibujó con dramatismo la situación en la UE: ya no puede aguantar más así, sin ese salvavidas, se juega su propio futuro. 'Sin eurobonos no puede subsistir la UE como entidad política -enfatizó-. Las amenazas a nuestra moneda única sólo pueden conjurarse con un mayor y más decidido apoyo público'. Es clave, dijo, que la discusión 'se abra paso en Europa'.

Los dos portavoces estuvieron negociando hasta el momento de votar

Los demás portavoces se pusieron de su parte, con más o menos matices. Laia Ortiz (ICV), apuntó que claro que los eurobonos son 'necesarios, pero no suficientes', porque lo que seguirá faltando es que Europa se 'replantee' sus bases, que se haga 'más democrática y social'. Álvaro Anchuelo, de UPyD, avisó de que los instrumentos de la mutualización de la deuda son precisos, siempre y cuando no sirvan como coartada para relajar los objetivos de déficit. Josep Sánchez Llibre, el portavoz de CiU, alertó de que demandar los eurobonos con urgencia puede proyectar la sensación hacia el exterior de que España 'padece una crisis más importante de lo que se demuestra en los medios'.

El representante del PP, Gabriel Elorriaga, no ofreció desde la tribuna el respaldo directo a la propuesta socialista. Pero tampoco la rechazó de partida. Subrayó que lo 'sustantivo' es que la Cámara exprese la 'voluntad conjunta' de caminar hacia una política europea de 'estabilidad y crecimiento', mientras que los eurobonos, una opción con la que el Gobierno se siente 'comprometido', no son una solución 'ni inmediata ni un objetivo a corto plazo'.

El trabajo de negociación se prolongó, no obstante, acabada la defensa de la proposición no de ley. Y recayó en los dos portavoces parlamentarios de los dos grandes partidos. Soraya Rodríguez, por el PSOE, y Alfonso Alonso, por el PP. Prueba de la importancia que ambas fuerzas concedían a llegar a un acuerdo.

IU-ICV se desmarca porque no se cita el término 'eurobonos' y se fía para el 'futuro' su llegada

El consenso arribó y lo avalaron PP, PSOE, CiU, PNV, UPyD, Foro Asturias, UPN y Coalición Canaria. Izquierda Plural, ERC, BNG y Amaiur optaron por la abstención. Los socialistas se daban por satisfechos porque habían 'arrimado' al PP hacia su flanco, comprometiéndoles a la reivindicación de los eurobonos, aunque con una redacción más difusa de la cuenta. También señalaban que el subrayado de que se defenderán los intereses de España 'con una misma estrategia y una sola voz' es justo lo que demandaba Alfredo Pérez Rubalcaba y lo que consiguió rubricar con Rajoy en su reunión en la Moncloa. Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), que sí respaldaba la moción del PSOE en sus términos, se decía defraudada al término del pleno, porque el texto acordado se ratifica en las políticas de austeridad, no cita expresamente la palabra eurobonos y fía su implantación para el 'futuro'.

Más noticias