Público
Público

El Consejo de Derechos Humanos condena, sin apoyo de la UE, la ofensiva militar israelí en Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU condenó hoy a Israel por su última ofensiva militar en Gaza, que ha causado la muerte de 125 personas, con el voto a favor de los países en desarrollo y a pesar de la abstención de la Unión Europea y la oposición de Canadá.

La aprobación de la resolución del CDH en ese sentido se logró tras intensas negociaciones, que llevaron a que los países musulmanes que auspiciaban el texto aceptaran retirar la calificación de "crimen de guerra" a la incursión israelí en ese territorio palestino, con el fin de lograr la adhesión de los Estados occidentales.

Sin embargo, la delegación de Eslovenia, como presidente de turno de la Unión Europea (UE), explicó que los Veintisiete podían "apoyar ciertos elementos" de la resolución, pero no "el texto en su conjunto" porque, a pesar de los cambios, "creemos que no refleja con suficiente equilibrio la situación en el terreno".

Por el contrario, Suiza cambió su posición y apoyó la condena al Estado hebreo, mientras que Canadá votó en contra tras justificar "el legítimo derecho de Israel a defenderse" de los ataques palestinos contra el sur de su territorio.

En el curso de las discusiones, Egipto, en representación del grupo árabe, lanzó una dura crítica a la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Louise Arbour, por haber reaccionado ante la ofensiva israelí siete días después, cuando había más de cien víctimas palestinas, y por "equiparar al agresor con la víctima".

Según la resolución presentada por Pakistán en nombre del grupo islámico, el Consejo "condena los persistentes ataques militares israelíes y las incursiones en la franja ocupada de Gaza, que han llevado a perder la vida a 125 palestinos, y a lamentar numerosos heridos, incluyendo mujeres, niños y bebés".

También denuncia el bombardeo por Israel de casas palestinas y el hecho de que este país ha infligido un "castigo colectivo" a toda la población civil.

Asimismo, el texto hace referencia al disparo de cohetes por militantes palestinos contra territorio de Israel, "que ha causado la muerte de dos civiles y algunos heridos".

Durante esta jornada, las controversias y la política estuvieron en el centro de los debates.

Así, Egipto acusó al "mundo civilizado" de mirar cómo se comete una masacre contra los palestinos y dijo que "la verdad vergonzosa es que muchas partes (a lo largo de esta ofensiva) se han tomado la libertad de igualar a la víctima con el agresor y de enfatizar el derecho de Israel a su defensa".

"Deploramos que se apunte a los civiles en cualquier lugar y por cualquier parte, pero tenemos derecho a preguntarnos si el lanzamiento de unos cuantos cohetes justifica la represalia indiscriminada empleando bombardeos pesados y misiles de alta precisión durante más de nueve días consecutivos", señaló.

En concreto, acusó a la alta comisionada Arbour no sólo de haber igualado a víctimas y agresores, sino también de haber "condenado" sólo las prácticas israelíes y, en cambio, haber "condenado fuertemente" el lanzamiento de cohetes palestinos, en su primera y tardía reacción a la crisis.

"Le pedimos que nos explique por qué esos cohetes son una clara violación de la ley humanitaria internacional, mientras que las atrocidades israelíes sólo son un uso desproporcionado de la fuerza", indicó.

La intervención del embajador de Eslovenia, Andwerj Logar, en nombre de la UE, apuntó en la dirección criticada por los árabes.

Tras pedir "tanto a Israel como a la Autoridad Palestina el respeto a todos los derechos humanos", el representante europeo afirmó: "condenamos los ataques indiscriminados con cohetes contra áreas civiles israelíes...El terrorismo debe ser condenado en todas sus formas y sus responsables llevados ante la justicia".