Público
Público

El Consejo de Seguridad de la ONU adopta una tercera ronda de sanciones contra Irán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó hoy tras intensas negociaciones una tercera ronda de sanciones contra Irán por su negativa a detener el enriquecimiento de uranio en su programa nuclear.

La resolución fue apoyada por 14 de los 15 integrantes del máximo órgano, a excepción de Indonesia que se abstuvo, lo que evitó que en esta ocasión la acción punitiva contara con la unanimidad de que gozaron las dos rondas anteriores.

"Una vez más, Irán ha optado por no cumplir las expectativas de la comunidad internacional, y una vez más, al Consejo de Seguridad no le ha quedado más opción que actuar", consideró el embajador de EE.UU. ante la ONU, Zalmay Khalilzad, tras la votación.

La resolución redactada por Reino Unido, Francia y Alemania establece prohibiciones de viajar a personas relacionadas con el programa nuclear iraní, así como mayores controles sobre las transacciones comerciales y financieras iraníes.

Por su parte, el embajador británico, John Sawers, instó a Teherán a "cooperar por completo" con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y a que cumpla con pasadas resoluciones del Consejo que le ordenan detener el enriquecimiento de uranio.

Sawers indicó en su declaración conjunta con los otros cinco miembros permanentes del máximo órgano de la ONU (China, Francia, Estados Unidos, Rusia y Reino Unido) su disposición a reabrir negociaciones con Irán.

En ese sentido, indicó su disposición a que el alto representante de la política exterior de la Unión Europea (UE), Javier Solana, vuelva a mantener contactos con representantes del Gobierno iraní.

Entre tanto, el embajador indonesio, Marty Natalegawa, explicó que su país se abstuvo porque "no está convencido de la eficacia de aplicar sanciones en esta coyuntura" ante la reciente cooperación de Teherán con el OIEA.

"En el fondo, el problema en este asunto es la falta de confianza, y creemos que se debe evitar aumentarla", agregó.

El embajador de Irán ante la ONU, Mohammad Khazee, en una intervención ante el Consejo previa a la votación, consideró que la resolución era una "acción ilegal" porque Teherán "ha cumplido con sus obligaciones" con el OIEA y contestado a todas sus "preguntas pendientes".

"El programa nuclear de Irán ha sido, es y será pacífico y no supone ninguna amenaza para la seguridad internacional, por lo que no es un asunto para el Consejo de Seguridad", indicó.

Khazee calificó las sanciones impuestas de "injustificadas" y "poco constructivas", fruto de las "motivaciones políticas" de algunos de sus miembros.

"Ninguna suma de coacciones y presiones lograrán que un país abandone un derecho legítimo y legal", agregó.