Público
Público

Corbacho cifra en más de 300.000 las personas sin prestación por desempleo

El ministro de Trabajo, quien cree que la cifra  seguirá aumentando, instó a las comunidades autónomas a que amplíen las rentas de protección social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, abundó ayer sobre la petición que ha expresado estas últimas semanas de que las comunidades autónomas asuman su 'corresponsabilidad social' en la ampliación de la cobertura a los parados. Pero reconoció que el interlocutor sería el ministerio de Sanidad, que acaba de incorporar las competencias de políticas sociales.

Así, pese a que el ministro ha sido el principal artífice del debate (siguiendo los deseos del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero según fuentes cercanas a Trabajo) ahora le pasa el testigo a la nueva ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez para que negocie con las CCAA.

Además, por primera vez, Corbacho se atrevió a poner una cifra al número de parados que no reciben ningún tipo de prestación y que, según los cálculos del ministerio, pueden estar en 300.000.

Hasta febrero, casi 2,6 millones de parados se beneficiaban de algún tipo de prestación, contributiva o asistencial, que salía de las arcas del Estado. Sin embargo, casi 900.000 desempleados de los registrados en el INEM se quedaban fuera de esta lista de beneficiarios sin percibir una prestación. Según Trabajo, alrededor de 200.000 son personas que buscan por primera vez empleo y no han generado ningún derecho y cerca de 300.000 reciben un subsidio autonómico. A estos habría que añadir otros 100.000 que no cumplirían con los requisitos mínimos para acceder a estas rentas ya que en el hogar entran ingresos superiores al mínimo exigido.

Los dos principales sindicatos, CCOO y UGT se han mostrado satisfechos con la propuesta de Corbacho y sobre la mejora de la cobertura de los desempleados trataron también ayer en sendas reuniones con la recién nombrada vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado.

Coordinación

Tras las críticas de los líderes de los dos sindicatos a la descoordinación del anterior Gobierno en el Diálogo Social y en particular al papel de Pedro Solbes, ayer se mostraron optimistas con el impulso que puede tener la negociación.

A la espera de conocer las reacciones hoy de la patronal que también ha sido convocada en Economía, los sindicatos creen que puede abrirse otra etapa en el Diálogo Social. Por UGT, Cándido Méndez, valoró el peso político del nuevo equipo ejecutivo, lo que en su opinión, puede dar un 'impulso' a la acción de Gobierno y ayudar a que los 'mensajes y actuaciones tengan mayor nitidez'. Pese a todo, Méndez echó en falta 'haber ido más allá' en el cambio de Gobierno y que se redujera el número de ministerios mediante la integración de Vivienda en Fomento y que Industria se hiciera cargo de Ciencia e Innovación. Por su parte, Ignacio Fernández Toxo le transmitió a la ministra su deseo de realizar un gran pacto nacional por el Empleo y la Economía y le pidió que a partir de ahora hubiera 'más cocina y menos fotos'.