Público
Público

Corbacho cree que actual sistema de protección por desempleo es "el adecuado"

EFE

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, considera que el actual sistema de protección por desempleo no debe modificarse porque es "el adecuado" en "tiempo" y en "cantidad".

En una entrevista que hoy publica el diario ABC Corbacho cree que lo que debe plantearse ante la situación de los desempleados que han perdido sus prestaciones es qué tipo de renta de acompañamiento se debe aplicar.

Al respecto, el ministro subraya que no se refiere a subsidios, porque se manifiesta "en contra" de que se amplíen, pero piensa que es un asunto que debe debatirse en el diálogo social, una vez pasadas las elecciones europeas.

En este sentido, recuerda que el diálogo social ha atravesado dificultades porque se desarrolla en un contexto de "crisis muy profunda", pero tiene "la impresión" de que "en breve", se va a producir "un antes y un después" en estas negociaciones.

Asegura que el paro no le ha quitado el sueño pero que muchas veces ha sentido "la impotencia" que provoca y que por mucha dedicación y trabajo que se dedique al problema "es como un muro débil delante de la fuerza que tiene la ola".

Corbacho pide "prudencia" a la hora de predecir cifras sobre el paro y augura que, aunque septiembre y octubre "puede que no sean positivos" para el empleo, no cree que "octubre de 2009 vaya a tener nada que ver con octubre de 2008. Hemos pasado lo peor", añade.

El ministro asegura que el impacto de la crisis en el mercado de trabajo, con más de cuatro millones de parados, es "claramente incompatible" con el aumento de mano de obra inmigrante, por lo que en estos momentos "no tiene ningún sentido" contratar en origen, salvo en casos muy concretos, de especialización.

Preguntado sobre la reclamación de "regulaciones exprés" que ha hecho la CEOE, Corbacho afirma que mucha culpa "de lo que estamos padeciendo ahora se debe a la falta de normas y controles".

Sobre los salarios, el ministro distingue entre empresas que reciben ayudas públicas, que "no deben primar" con incentivos salariales a sus altos cargos, y las que no las reciben, para las que aconseja "contención".

A estas empresas les recomienda "que no den lecciones de contención a los que ganan poco más de 1.000 euros".

Corbacho cree que abordar el problema de la temporalidad supone "encontrar un nuevo modelo" en el que se compatibilice la flexibilidad que necesita el mercado, "pero teniendo en cuenta que más flexibilidad no significa más precariedad, que no es incompatible con seguridad".

Más noticias de Política y Sociedad