Público
Público

Córdoba recuerda a los represaliados por la dictadura

Los Muros de la Memoria recogen los nombres de más de 2.200 víctimas fusiladas allí mismo

RAFAEL VILLEGAS

"Ya tengo un sitio donde traer flores", le dijo este viernes una anciana al alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña. Era uno de los muchos familiares que acudieron a la inauguración de los Muros de la Memoria, que el Consistorio cordobés ha instalado en dos cementerios, el de la Salud y el de San Rafael, para honrar a unas 4.000 personas que fueron ajusticiadas en Córdoba por la represión franquista.

Fue una mañana de flores, lágrimas, banderas tricolor y recuerdos para los que "fueron fusilados por defender la libertad, la democracia y la República", rezan los muros, que recogen los nombres de más de 2.200 víctimas identificadas en el lugar donde muchos de ellos perecieron fusilados.

"Llega tarde, pero llega", se lamenta Antonio Cabello, un jubilado de 78 años hijo de un diputado provincial socialista que fue fusilado en los primeros días del levantamiento por su filiación izquierdista. Sin embargo, también hay opiniones opuestas a este homenaje que llegan desde la izquierda (no hubo representantes del PP en este acto).

Según Antonio Gutiérrez, nieto de Luis Dorado, entonces diputado socialista en las Cortes, es un "acto hipócrita" porque el Ayuntamiento, denuncia, no permite excavar la fosa para identificar los restos de los fusilados. "IU pide una cosa en el Parlamento y hace otra en la ciudad donde gobierna", protesta. Su abuelo fue secuestrado el 18 de julio en Córdoba junto a otros tres diputados, uno de ellos comunista, por el bando de guerra del general Mola y posteriormente fusilado.

Más noticias de Política y Sociedad