Público
Público

Corredor pide a promotores arrimar el hombro y éstos le exigen más medidas

EFE

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, instó hoy a los promotores y constructores a "arrimar el hombro" para afrontar la crisis que atraviesa el sector y caminar hacia un nuevo modelo productivo menos expansivo y más sostenible, mientras que éstos exigieron más medidas por parte del Ejecutivo.

En el X Encuentro sectorial sobre la vivienda en España organizado por la revista Metros2, Corredor emplazó a los empresarios del sector a "asumir su responsabilidad" para conseguir la "vuelta a la normalidad" y cambiar el modelo productivo constructor actual por otro enfocado en actividades más sostenibles como la rehabilitación.

Aunque la ministra confió en que "lo peor" de la crisis ya haya pasado, consideró necesario un cambio "inmediato e inaplazable" en el modelo productivo para garantizar el acceso a la vivienda y la sostenibilidad de la actividad constructora.

Según Corredor, en esta tarea "cada cual deberá asumir su responsabilidad y arrimar el hombro", afirmación que fue contestada por los promotores que consideraron que el papel de los poderes públicos es también fundamental, razón por la que exigieron más medidas al Gobierno para afrontar la crisis.

El presidente de la patronal de los promotores madrileños Asprima, José Manuel Galindo, consideró "difícil" que los promotores puedan hacer "algo más" que trasmitir su opinión y hacer propuestas concretas, y reclamó al Ejecutivo nuevas medidas estructurales y más ayudas fiscales.

Para Galindo es complicado que se pueda cambiar el modelo productivo de la última década, caracterizado por la construcción intensiva y expansiva, mientras no se consiga "drenar" los excedentes de vivienda libre, lo que llevará entre tres y cuatro años.

A su juicio, en tanto no se absorba ese "stock", los promotores no van a reanudar la construcción de nuevas viviendas y recordó al Gobierno los efectos que ese frenazo en la actividad está generando en el crecimiento económico y en el empleo.

Según sus previsiones, las viviendas iniciadas no llegarán este año a las 200.000, frente a las alrededor de 600.000 comenzadas el año pasado.

Los promotores reclaman un impulso a la actividad por parte de un Gobierno que sólo está dispuesto a fomentar la vivienda protegida (VPO), la destinada al alquiler y la rehabilitación.

Corredor confió en que las medidas ya puestas en marcha para hacer frente a la crisis comiencen a surtir efecto en el tercer trimestre del año.

En esta línea, el Ejecutivo aprobó avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que Asprima cree que se han quedado cortos y que deberían estar entre los 20.000 y los 40.000 millones de euros.

Asimismo, Galindo consideró tarea del Gobierno controlar el fraude en el mercado de suelo, generar confianza en el entorno internacional y articular de manera conjunta los mercados de vivienda libre y protegida para que puedan complementarse.

En su opinión, también las entidades financieras tendrían que arrimar el hombro y ser menos restrictivas en la concesión de créditos, ya que les considera en parte responsables de un "boom" inmobiliario en el que los promotores financiaban sus proyectos muy fácilmente.

En este sentido, la presidenta de la Sociedad Pública de Alquiler (SPA), Nieves Huertas, señaló que el difícil acceso a una hipoteca por parte de los ciudadanos, así como la menor ganancia que acarrea la venta de una vivienda, son los dos factores que están provocando un cambio del modelo inmobiliario hacia el alquiler.

Más noticias de Política y Sociedad