Público
Público

La Corte Penal Internacional detiene al ex vicepresidente congoleño por crímenes de guerra

EFE

La Corte Penal Internacional ha detenido al ex vicepresidente de la República Democrática de Congo (RDC) Jean Pierre Bemba por crímenes cometidos en la vecina República Centroafricana durante el conflicto que asoló este último país entre octubre de 2002 y marzo de 2003, entre ellos algunos de índole sexual.

Según informó la Corte en un comunicado, Bemba fue detenido anoche por las autoridades belgas en Bruselas, tras recibir una petición judicial.

El proceso de extradición del ex vicepresidente de la RDC llevará de dos a tres meses, según indicaron fuentes de la Fiscalía federal belga a la agencia Belga.

Éste es el primer arresto en el marco de la investigación abierta por el tribunal con sede en La Haya el año pasado sobre lo ocurrido en la República Centroafricana, en la que por primera vez se incluyeron los crímenes de índole sexual.

El caso fue remitido a La Haya por el Gobierno del propio país, incapaz de perseguir los delitos cometidos en el conflicto armado.

La Corte explicó que Bemba, que entonces era presidente y comandante en jefe del Movimiento de Liberación de Congo, se enfrenta a cuatro cargos por crímenes de guerra cometidos en la República Centroafricana -violación, tortura, ataques a la dignidad personal y pillaje- y dos por crímenes contra la humanidad -violación y tortura.

Según la investigación prejudicial, hay "fundamentos razonables" para creer que, en el contexto del conflicto armado en la República Centroafricana que se extendió de octubre de 2002 a marzo de 2003, las fuerzas de Bemba llevaron a cabo ataques sistemáticos contra la población civil.

Se produjeron violaciones, torturas y otros ataques contra la dignidad personal, así como pillaje.

Bemba, como presidente y comandante en jefe del Movimiento rebelde congoleño, tenía la responsabilidad para tomar todas las decisiones políticas y militares, agrega la Corte.

El líder rebelde se convirtió posteriormente en uno de los cuatro vicepresidentes de la República Democrática de Congo, cargo que ostentó entre 2003 y 2006.

En las elecciones presidenciales de octubre del 2006, que culminaron con el proceso de transición democrática tras la guerra civil congoleña, Bemba fue derrotado por el presidente Joseph Kabila.

Tras conocerse los resultados, los partidarios del ex líder rebelde se enfrentaron a tiros en marzo de 2007 en Kinshasa con los soldados leales a Kabila en protesta por lo que consideraron una votación fraudulenta.

Bemba está acusado por el gobierno congoleño de traición y de ser responsable de estos enfrentamientos.

El detenido comparecerá hoy ante un juzgado de instrucción bruselense, que le notificará la orden de detención, con vistas a su extradición.

En el plazo de cinco días, la cámara del consejo judicial belga deberá pronunciarse sobre la entrega de Bemba a la CPI, sin entrar en el fondo del asunto, es decir, limitándose a constatar que la petición judicial reúne los requisitos de una orden de detención internacional y que ningún elemento impide la extradición del acusado.

El titular belga de Justicia, Jo Vandeurzen, ya ha dejado claro que Bemba debe ser enviado rápidamente a la prisión de la CPI, situada en Scheveningen, cerca de La Haya.

La Corte Penal Internacional tiene abiertas en la actualidad investigaciones sobre Uganda, la República Democrática del Congo, Sudán (Darfur) y la República Centroafricana.

Más noticias