Estás leyendo: Costa apunta a Rajoy

Público
Público

Costa apunta a Rajoy

Destaca que la dirección nacional del PP nunca pidió a Valencia que dejase de contratar a Orange Market, la empresa de El Bigotes

TONI GARCÍA DE DIOS

Ricardo Costa no olvidará fácilmente este martes y 13, el día que decidió comparecer ante los medios para leer un comunicado que ponía contra las cuerdas a sus superiores en el partido: Mariano Rajoy y Francisco Camps.

Costa eludió asumir las culpas del caso Gürtel. Así, aseguró que "siempre" ha actuado ciñéndose "a las directrices" del Partido Popular de la Comunidad Valenciana. Teniendo en cuenta que Costa es secretario general, la única persona capacitada para darle directrices era el presidente Camps.

Mayor aún fue la carga lanzada contra Mariano Rajoy: "La dirección nacional nunca ha pedido al PP de la Comunidad Valenciana ni a mí que dejase de trabajar con ninguna empresa, ni en concreto con Orange Market. Si la dirección nacional tenía otro criterio, nunca se materializó en una instrucción". Orange Market es la empresa utilizada por la trama Gürtel en la Comunidad Valenciana. Dirigida por Álvaro Pérez, El Bigotes, recibió más de siete millones de euros en adjudicaciones de la Generalitat y monopolizó la organización de actos del partido.

Recordó que la decisión de trabajar con Orange Market fue anterior a que él tuviera "cualquier tipo de responsabilidad orgánica en el partido". "Yo nunca tomé esa decisión", remarcó Costa, quien recordó que ocupa el cargo de secretario general del PPCV desde junio de 2007. La empresa de El Bigotes comenzó su actividad en 2003, cuando el secretario general era Camps.

Reta a Rajoy a abrir una investigación interna si duda de su "honradez"

Costa destacó que nunca ha tenido "la responsabilidad de organizar las campañas autonómicas y municipales en la Comunidad Valenciana". Era un dardo envenado contra el vicepresidente de la Generalitat, Vicente Rambla, encargado de dirigir dichas campañas.

Rambla y Costa aparecen ampliamente citados en el informe sobre la financiación ilegal del PP valenciano que ha elaborado la Brigada de Blanqueo de Capitales de la Policía. Durante las últimas semanas, desde el entorno de Costa se insistió en que sería incomprensible que rodase la cabeza del secretario general y no la del vicepresidente Rambla.

La conclusión lógica de su discurso era la negativa de Costa a dimitir, ya que "sería trasladar la idea de que el partido o su secretario general han actuado de manera incorrecta o han incumplido la legalidad, cosa que es falsa".

Costa explica que ha "cumplido las directrices" que le marcó el partido

Costa acusó a la dirección nacional del PP de haberlo condenado ante la opinión pública, al exigir su dimisión sin ni siquiera haberle llamado para pedirle una aclaración sobre sus "responsabilidades o cualquier presunta actuación incorrecta". Y retó a Rajoy a abrir una investigación interna sobre su persona, si tiene "la más mínima duda" sobre su honradez. Y puso a disposición de la dirección nacional sus declaraciones de renta.

Por último, Costa insistió en que ha pagado sus trajes y también el coche de marca Infiniti, aunque admitió que había sido un "error" comprar ese vehículo de lujo "en un momento difícil para muchas personas". Sí admitió que el ex alcalde de Alicante Luis Díaz Alperi le había regalado un reloj, que Costa valoró en 6.000 euros, aunque El Bigotes aseguró en su día que su coste era de 20.000 euros. Además, el secretario general del PP valenciano dijo sentirse "avergonzado" por alguna de sus conversaciones con El Bigotes.

Más noticias de Política y Sociedad