Público
Público

El criminal nazi reclamado por España vive desde junio en un hospital vienés

EFE

Josias Kumpf, el presunto criminal de guerra nazi reclamado por la Justicia española, vive desde finales de junio en un hospital vienés donde su tratamiento ha generado ya unos costes que pueden sumar hasta 90.000 euros.

Así lo confirmó hoy a Efe Peter Hacker, gerente del órgano de asistencia social "Fonds Soziales", dependiente del Ayuntamiento de Viena y que, de momento, está asumiendo los costes del tratamiento de Kumpf, de 83 años, y cuyo delicado estado de salud impide que sea dado de alta.

El juez de la Audiencia Nacional española Ismael Moreno dictó ayer una orden internacional de detención contra Kumpf y otros dos guardias de las SS, al considerarlos "cómplices" de los delitos de genocidio y lesa humanidad por su actividad en los campos de concentración austríaco de Mauthausen, donde estuvieron prisioneros 7.000 españoles, y alemanes de Sachsenhausen y Flossenbürg.

Hacker calificó la situación "inaceptable" y aseguró que "no ha vivido nunca algo así" e indicó que el coste diario de atención a Kumpf puede oscilar entre 500 y 1.000 euros diarios y que esa factura "está abierta".

Hacker explicó que sus servicios jurídicos están analizando la posibilidad de enviar la factura al Ministerio del Interior, para que se haga cargo de ella.

Hacker no quiso concretar el estado de salud del acusado ni el centro hospitalario donde se encuentra, pero sí aseguró que "no puede ser dado de alta".

Sobre el futuro de Kumpf, el responsable de fondo social indicó a Efe que "existe la intención de transferirlo a un sanatorio, pero para eso hace falta primero una clara declaración del Ministerio del Interior o del Gobierno".

El presunto criminal llegó a Austria en marzo tras un convenio de las autoridades austríacas con Estados Unidos, país del que fue expulsado tras considerar probado que formó parte de la denominada operación "Festival de la cosecha", en la que en tres días fueron asesinados en noviembre de 1943 unos 42.000 judíos en Polonia.

Hoy, el diario vienés Der Standard se refirió a las acusaciones de trato privilegiado contra el presunto criminal, vertidas desde Los Verdes austríacos.

Antes de llegar al hospital vienés donde ahora está ingresado, Kumpf vivió en la región del Vorarlberg, donde su paso dejó también facturas en gastos hospitalarios y de alquiler de un piso.

Desde el Ministerio del Interior austríaco se niega que se esté protegiendo a Kumpf y el de Justicia asegura que los delitos achacados hasta ahora a Kumpf han prescrito y que su extradición no es posible.

Ayer mismo, el Ministerio de Justicia aseguró a Efe desconocer el paradero del presunto criminal.

Más noticias de Política y Sociedad