Público
Público

La Cruz Roja pide 32,7 millones de euros para las víctimas del Nargis

EFE

La Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja hizo hoy un llamamiento para obtener 32,7 millones de euros destinados a ayudar en los próximos tres años a 500.000 damnificados por el ciclón Nargis en Birmania.

"El ciclón fue un desastre monumental y, ahora, nos enfrentamos a una catástrofe humana de proporciones escalofriantes", dijo hoy en rueda de prensa el secretario general de la Federación Internacional, Markku Niskala.

El pasado 6 de mayo esta entidad hizo una petición preliminar y de emergencia por valor de 3,86 millones de euros.

El director del departamento de Programas y Coordinación de la Federación Internacional, Thomas Gurtner, dijo que este llamamiento se hace con los datos actuales y subrayó que tanto las víctimas como la duración de la ayuda puede variar.

Según las estimaciones de la institución, al menos hay 2 millones de afectados, la mayoría de los cuales no cuenta con refugio, ni acceso a alimentos ni agua potable.

Hasta la fecha, la institución ha podido atender a 100.000 personas, sobre todo en lo referente a alojamiento y distribución de agua potable.

Según los cálculos de la ONU, reafirmados por los especialistas de la Cruz Roja, hasta la fecha sólo entre un 15 y un 20 por ciento de los damnificados han podido obtener ayuda.

Sobre el terreno trabajan 21 extranjeros y más de 26.000 voluntarios de la Cruz Roja birmana, "una ayuda inestimable", definió Niskala.

Precisamente, el secretario general destacó el apoyo de estos voluntarios y de la red establecida por la Cruz Roja Birmana para explicar el porqué de las aparentes pocas dificultades con las que la institución está trabajando, al contrario de otros organismos internacionales.

"Estamos trabajando con la sociedad nacional birmana, hasta ahora estamos satisfechos y no podemos quejarnos", afirmó Niskala, en alusión a los impedimentos que la Junta Militar Birmana está planteando en la distribución de ayuda y la entrada al país personal extranjero.

No obstante, un alto cargo de la Cruz Roja negocia en Rangún con los militares la entrada de más extranjeros a Birmania.

Hasta el 14 de mayo, aterrizaron en Rangún 16 aviones de la entidad, y otros cinco están previstos para hoy.

Niskala explicó que les gustaría poder fletar más aviones, pero que las condiciones, tamaño y restricciones del aeropuerto lo imposibilitan.

Por ahora, se han distribuido 180 toneladas de ayuda y se espera que en breve esta cifra ascienda hasta las 240 toneladas.

Lo más importante, según los responsables de la Cruz Roja, es asegurar el acceso al agua potable, a los alimentos y el refugio de los damnificados.

La institución tiene preparados 30.000 equipos de refugio, de los cuales sólo ha podido distribuir 500 dado su peso y las dificultades del transporte.

En relación a las lluvias que caen de nuevo en la región, la Cruz Roja se mostró prudente, aunque asumieron que la situación puede empeorar.

Más noticias de Política y Sociedad