Público
Público

Uno de cada cuatro puestos creados en 2005-2007 fue de trabajadores de baja cualificación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España fue el país que más empleos de baja cualificación creó en 2005-2007, con un total de 327.000, lo que supone que uno de cada cuatro nuevos puestos fue de este tipo, debido al "protagonismo de sectores como construcción y hostelería", según indica el informe Euroíndice Laboral IESE-ADECCO (EIL).

Por el contrario, en el entorno de la UE hubo una destrucción neta de empleos en manos de personas de menor nivel formativo, puesto que el 58 por ciento de los puestos creados fueron ocupados por trabajadores con educación secundaria completa y el 46 por ciento correspondió a individuos con educación universitaria.

Así, para que España converja con el promedio de la UE -calcula el informe- necesita capacitar a entre 4 y 5 millones de ocupados con educación secundaria incompleta o inferior, es decir, a casi la mitad de estos trabajadores.

Sin embargo, España es el tercer país con mayor proporción de universitarios entre sus ocupados (un 32 por ciento), y ha generado el 42 por ciento de los nuevos empleos para estos titulados, un total de 550.000.

De media, cada español ha estudiado 14 años, cifra que se encuentra por debajo de los 14,8 años de media en Europa.

La tasa interanual de creación de empleo en los países europeos aumentó el 1,7 por ciento, mientras que la población activa creció el 0,7 por ciento y el colectivo de parados se redujo el 10,4 por ciento interanual en diciembre de 2007, hasta situarse en el 7,3 por ciento.

El EIL prevé que a partir de mediados de 2008 se refleje más claramente la desaceleración de la economía y la consecuente menor creación de empleo por lo que se calcula que el número de ocupados en junio sea el 1,1 por ciento mayor que un año antes y el de desempleados el 1,1 por ciento menor.

La situación de descenso en el número de parados se da en la mayoría de los países Europeos, excepto en España, donde la proporción de desocupados experimentó un crecimiento de tres décimas en comparación con el cuarto trimestre de 2006, hasta situarse en el 8,6 por ciento, debido, en gran medida, a un crecimiento más fuerte de la población activa (2,7 por ciento interanual).

El informe prevé que en junio esta tendencia se consolide con un nuevo aumento del 7,6 por ciento interanual del colectivo de parados, debido al débil crecimiento del empleo (1,6 por ciento) y a una mayor expansión de la población activa (2,1 por ciento).

La evolución del mercado laboral refleja, según el informe, un mayor crecimiento del empleo femenino en Europa, que aumentó un 2,1 por ciento interanual, frente al 1,4 por ciento masculino.

Además se prevé que la situación continúe y que en junio los incrementos interanuales sean del 0,6 por ciento para los hombres y del 1,8 por ciento para las mujeres

Este dato es aún más llamativo en España, donde hubo un crecimiento interanual del 3,8 por ciento en las mujeres frente al 1,4 por ciento en los hombres, y las previsiones apuntan hacia un 3,6 por ciento y 0,3 por ciento, respectivamente, lo que supondría que 9 de cada 10 empleos creados serán para mujeres, la mayor proporción entre los países estudiados.