Público
Público

"Debby" abandona Florida tras cinco días de intensas lluvias y tres muertes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

"Debby" abandonó hoy el estado de Florida (EEUU) y perdió sus características de depresión tropical, tras cinco días de fuertes aguaceros que han causado al menos tres muertos, dejado a miles de personas sin agua ni electricidad y obligado a evacuar zonas del norte.

Las autoridades locales confirmaron este miércoles que tres personas murieron el domingo por el paso de "Debby", entre ellas una mujer que falleció cuando trataba de proteger a su hija de tres años de una racha de viento que las arrastró casi cien metros hacia un bosque cercano a sus vivienda. El cadáver fue encontrado con la niña aún viva en los brazos.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos detalló hoy en su boletín de las 21.00 GMT que el frente está ya en el Atlántico, a 295 kilómetros al este de San Agustín (Florida), y que ya ha perdido sus características de depresión tropical.

"Debby", la primera tormenta tropical que se formó en el Golfo de México esta temporada, permaneció casi estacionaria sobre Florida desde el sábado.

Como consecuencia, en algunos lugares de Florida se han registrado récords de lluvias para un mes de junio, como en el condado de Alachua, donde han caído más de 41 centímetros, algo desconocido desde que se tiene registro.

En otras zonas del estado, que en gran parte es una planicie muy próxima al nivel del mar y carece de montañas, se han llegado a acumular 60 centímetros de agua de lluvia, lo que ha favorecido inundaciones que han dejado incomunicadas diversas áreas costeras del norte.

Las grandes cantidades de agua caídas y los vientos, tendentes a formar tornados, obligaron al gobernador, Rick Scott, a declarar el lunes el estado de emergencia, e incluso el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció el martes ayuda federal.

Sin embargo, desde que ese día tocó tierra, "Debby" ha ido perdiendo intensidad, para convertirse en depresión tropical, y ha acelerado su velocidad de desplazamiento, lo que permitió que en la madrugada del miércoles cruzara de una vez la península de Florida.

"Debby" ya se adentra en el Atlántico y poco a poco se espera que se disipe del todo, aunque aún seguirá lloviendo durante horas.

Las alertas ya se han suspendido y no hay ningún otro frente en la cuenca atlántica que cause preocupación y sólo se vigila una formación en la zona atlántica central a la altura del ecuador, que tiene menos de un 30 % de posibilidades de convertirse en depresión, aunque aún está muy lejos de zonas pobladas.

Entre las preocupaciones que persisten en Florida está el elevado caudal de los ríos (como el Suwannee, un 10 % más alto de lo normal), lo que ha obligado a evacuar miles de personas, entre ellas unas 15.000 en el condado de Pasco, donde algunos residentes tuvieron que ser retirados en embarcaciones porque sus residencias habían quedado inaccesibles por carretera.

La única carretera interestatal que atraviesa Florida de este a oeste, permanece cortada en diversos tramos, aunque la normalidad se recupera paulatinamente en un estado muy volcado en el turismo.

Así, en zonas casi exclusivamente vacacionales del norte, islas como St. George están aisladas y sin suministro eléctrico ni agua.

Aunque la mayor parte de los parques de atracciones del área central de Orlando se han mantenido abiertos, la asistencia ha descendido notablemente y algún centro acuático ha cerrado.

En Miami, donde las lluvias casi no han cesado desde el viernes pasado, hoy amaneció con sol por primera vez y una subida de las temperaturas, aunque persistían los vientos que ha provocado cortes eléctricos en el sur del estado.