Público
Público

«Todos deberían ver el precio del error humano»

El máximo responsable del Gobierno ucraniano para Chernóbil defiende la creación de una reserva natural en la zona de exclusión

MANUEL ANSEDE

Es posible conocer la historia de un país a través de su Gobierno. Cuba, por ejemplo, tiene un ministro del Azúcar. Y Ucrania, un ministro de Emergencias y Protección de la Población de las Consecuencias de la Catástrofe de Chernóbil. Volodymyr Mykolayovych Shandra (Zboriv, 1963) quiere que todo el mundo vea con sus propios ojos la raíz de la tragedia que ha estigmatizado su país. No habla de Chernóbil, el topónimo ruso, sino de Chornóbil, el verdadero nombre de la ciudad en ucraniano.

¿Por qué crear un parque natural en Chernóbil?

Quisimos hacer una reserva para preservar los bosques únicos y la fauna de la región de Polissia. La reserva se encuentra en la parte suroeste de la zona de exclusión, el territorio con mayor presencia de cazadores furtivos. Ahora, a las leyes que protegían este territorio se ha añadido la prohibición estricta de la caza. El nivel de contaminación radiactiva es considerable, pero no uniforme. Existen puntos casi limpios. Al final de este año queremos introducir un grupo de 10 bisontes en un amplio cercado y, en función del resultado, estudiar la creación de otros núcleos.

¿Los cazadores furtivos son una amenaza en la zona?

Por supuesto, si no se lucha contra ellos, pero nosotros luchamos. Sólo en los dos primeros meses de 2008, hemos multado a centenares de pescadores y cazadores furtivos por violar el régimen de seguridad radiactiva. Los cazadores furtivos no sólo dañan la flora y la fauna de la zona de exclusión, también ponen en peligro la salud de ciudadanos que pueden, sin saberlo, consumir pescado o carne contaminados.

Su Ministerio quiere crear circuitos turísticos en Chernóbil. ¿Cuál es su intención?

Creo que es necesario organizar rutas turísticas en Chornóbil para que todos puedan ver y comprender el precio del error humano. Es cierto que existen considerables niveles de contaminación, y el consiguiente riesgo para la salud. Pero, por eso, el territorio de Chornóbil tiene un estatus administrativo especial. No se puede acceder en coche a Chornóbil o Prípiat libremente y la zona de exclusión está vigilada por las fuerzas de seguridad del Estado. Sin embargo, nos vamos a reunir próximamente con las agencias turísticas de Ucrania que trabajan con extranjeros, porque queremos que el turismo en la zona se organice sobre unas bases civilizadas. Debemos mostrar a los visitantes de otros países hasta qué punto ha sufrido nuestro país como consecuencia de esta catástrofe tecnogénica, ocurrida en los tiempos de la URSS.Y puedo decir que es absolutamente realista la elaboración de rutas que no sean peligrosas para los visitantes.

¿Podrán volver los antiguos habitantes?

El estado radiactivo de los territorios contaminados ha mejorado de manera sustancial en estos 22 años transcurridos desde la catástrofe, gracias a los procesos naturales y a las medidas tomadas por el Gobierno ucraniano. El entorno de Chornóbil está dividido en cuatro espacios. En la zona de exclusión total nadie tiene derecho a vivir. El área más alejada y menos contaminada, la cuarta zona, es cada vez mayor. Se amplía el territorio donde se puede vivir. En esta cuarta zona existen 300 aldeas en las que el nivel de radiación ya se ha normalizado. Son zonas limpias y aptas para ser habitadas sin ningún tipo de limitaciones.

¿Y en la zona de exclusión?

Tenemos algunos proyectos para rehabilitar sus tierras, unas 260.000 hectáreas, pero la cuestión de construir viviendas allí no está en el orden del día, por supuesto. La ciudad de Prípiat, desgraciadamente, ha muerto a consecuencia de la contaminación por elementos transuránidos. Yo no soy partidario de minimizar las consecuencias de la catástrofe de Chornóbil: es el mayor desastre tecnogénico que ha ocurrido en el mundo.

¿En qué estado se encuentra la construcción del nuevo sarcófago?

El inicio de las obras está previsto para finales de 2009, y calculamos que terminarán en el verano de 2012. Le puedo asegurar que construiremos un nuevo sarcófago, y que cubrirá por lo menos el reactor 4 de manera segura durante al menos un siglo.